Solo Lideres
Enfermedades más comunes en invierno

Enfermedades más comunes en invierno

Con la llegada del frío aparecen malestares y patologías asociadas a los cambios bruscos de temperatura. Cuidarse y consultar al médico, las claves para sobrevivir a la época invernal y recibir a la primavera con buenas condiciones de salud.

 Amaneceres con sensaciones térmicas bajo cero y tardes con temperaturas primaverales. Ser sorprendidos lejos de casa por lluvias repentinas que generan cambios bruscos de temperatura. El choque de temperaturas entre un lugar calefaccionado y la vía pública. Tener las defensas bajas y estar en contacto con gente engripada… Cuando el invierno llega, difícil resulta esquivar los virus que comienzan a multiplicarse por el ambiente.

Si bien hay que cuidar siempre la salud, cuando el termómetro da cuenta de descensos significativos hay que reforzar las medidas de prevención. Y aún tomando todos los recaudos, es usual que los resfríos, la gripe y las infecciones respiratorias de origen bacteriano se apoderen de nuestro organismo. Prestar atención apenas aparecen los primeros síntomas y acudir al médico si se es un paciente de riesgo (bebés y niños pequeños, ancianos, personas con su sistema inmune debilitado) es fundamental para arribar a un diagnóstico temprano y recibir el tratamiento apropiado para evitar consecuencias graves.

Cumplir con el calendario de vacunación, tener una dieta rica en frutas y verduras para consumir vitaminas, lavarse las manos con frecuencia, evitar el contacto cercano con personas resfriadas o con alguna patología contagiosa y ventilar los ambientes son acciones preventivas que contribuyen a mantenernos libres de enfermedades.

El camino, tanto para el invierno como para el resto del año, es cuidar la salud a partir de la prevención y la información. La solución no es alarmarse o entrar en pánico ante el primer estornudo: con responsabilidad y una consulta médica a tiempo, el panorama (salvo excepciones) no será de temer ni exigirá días de internación.

Las bronquiolitis, los casos de otitis, las pulmonías, las anginas, las neumonías, las bronquitis, las faringitis, las amigdalitis y las gripes no distinguen edades, condiciones sociales ni hábitos de vida. Los riesgos se pueden minimizar, pero cuando la enfermedad se presenta, no hay plan más efectivo que no dejar pasar el tiempo y acudir a un médico de confianza.



Texto: Redacción Sólo Líderes