Solo Lideres
Cataratas, maravillas distribuidas por el mundo

Cataratas, maravillas distribuidas por el mundo

Los saltos de agua generan fascinación. Por eso suelen constituirse como grandes atractivos turísticos. Ya sea en Sudamérica, América del Norte, África u otras regiones, las cataratas despiertan interés en personas de todas las edades y culturas.

Cataratas, cascadas, saltos… Cuando el agua, por un desnivel, cae desde gran altura, puede recibir diferentes nombres. Más allá de la denominación, todos estos fenómenos naturales coinciden en el hechizo que producen en los observadores. Nadie queda indiferente ante el espectáculo que ofrece la naturaleza.

En Sudamérica contamos con el privilegio de tener una de las cataratas más admiradas del planeta y la de mayor caudal: las Cataratas del Iguazú, formadas en la frontera entre Argentina y Brasil. Consideradas como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo, disponen de 275 saltos. El más alto tiene 80 metros y se conoce como Garganta del Diablo. Un tren ecológico, paseos embarcados y aéreos y numerosas pasarelas peatonales permiten disfrutar la zona en todo su esplendor.

Estados Unidos y Canadá, en América del Norte, comparten otra catarata muy famosa: las Cataratas del Niágara. A través de ella pasa el caudal de los Grandes Lagos, que forman el principal conjunto de lagos de agua dulce de la Tierra. Además de los senderos, las plataformas y los recorridos en barco, una opción turística muy especial que brindan las Cataratas del Niágara es el Spanish Aerocar, un teleférico que cruza el río Niágara a unos sesenta metros de altura en la parte más elevada de su trayecto.

En el podio de las cataratas más famosas del mundo aparecen también las Cataratas Victoria, en el límite entre Zimbabue y Zambia. Este tesoro africano es atravesado por un puente en arco fabricado con acero e inaugurado en 1905.

Es posible encontrar majestuosas caídas de agua en todos los rincones. En Europa se destacan, entre otras, las Cataratas del Rin, pertenecientes a Suiza. Las Cascadas Huangguoshu se lucen en China, mientras que Oceanía cuenta con las Cascadas Wallaman (Australia). No importa el continente: siempre se puede viajar hasta algún sitio donde la energía del agua cayendo sorprenda a chicos y grandes.
 


Texto: Redacción Sólo Líderes