clear
Empresa& Negocios

Claves para no fracasar con un emprendimiento comercial

En épocas de crisis y de incertidumbre laboral, muchas personas apuestan por embarcarse en sus propios proyectos. Más allá de los diferentes contextos, existen ciertos aspectos que ningún emprendedor debería descuidar si quiere alcanzar el éxito.
ENVIAR POR E-MAIL
Los tiempos de las carreras de varias décadas en una misma empresa ya quedaron atrás. Hoy en día es poco probable que una persona complete su trayectoria laboral en una sola compañía: por el contrario, abundan los cambios. En este marco, ante la imposibilidad de garantizarse el acceso a un salario estable o de ascender profesionalmente, muchos hombres y mujeres deciden apostar por el desarrollo de proyectos independientes. Así se convierten en sus propios jefes, con todo lo bueno y lo malo que eso implica.

Aunque es evidente que cada profesión e industria tiene sus particularidades, los expertos reconocen diversas claves que todos los emprendedores deberían tener en cuenta. Un dato a considerar es que, de cada diez empresas que se crean, apenas dos logran cumplir cinco años de vida. Otras estadísticas incluso reducen el número a la mitad, indicando que uno de cada diez emprendimientos llega al lustro. ¿Cómo evitar el naufragio?

Lo primero es tener en claro cuáles son los objetivos del emprendimiento. Más allá del deseo o de la necesidad de generar ingresos, en un proyecto personal entran en juego otras cuestiones vinculadas a la satisfacción. Un emprendedor debe apreciar que, si bien tal vez podría ganar más dinero en relación de dependencia, su trabajo le puede permitir “ganar” tiempo libre e independencia, por ejemplo. Esas ganancias también deben considerarse a la hora de hacer un balance.

Los emprendedores, sostienen los especialistas, tienen que ser rápidos y flexibles. No deben perder tiempo a la hora de actuar e innovar y, a su vez, necesitan adaptarse a todo tipo de cambios. De manera simultánea, la constancia es otro valor imprescindible para no abandonar proyectos o ideas a mitad de camino.

El desarrollo de habilidades sociales para tejer redes y la autodisciplina para no apartarse del objetivo son otros aspectos que ningún emprendedor puede descuidar. También se necesita capacidad para aprender de los errores y fortaleza para levantarse ante eventuales caídas.

En cuanto a lo estrictamente financiero o económico, se recomienda iniciar el emprendimiento con los recursos disponibles, sin endeudarse o haciéndolo en cifras razonables, y gestionar las cuentas con eficiencia, estudiando el presupuesto y los balances detalladamente y realizando planificaciones para el corto, mediano y largo plazo.

 
Texto: Redacción Sólo Líderes
File: inc_view_static_content.htm
TAPA LÍDERES
clear
clear
File: frontend_view_content.htm