clear
Salud&Bienestar

Té matcha, beneficiando al mundo desde Japón

En la tradicional ceremonia japonesa del té, se utiliza una variedad de té verde molido conocida como matcha. Sus orígenes se remontan unos 2.500 años atrás, aunque su popularidad se multiplicó en los últimos tiempos por sus propiedades saludables.
ENVIAR POR E-MAIL
Cada vez más personas se preocupan por la vida sana y buscan nuevos alimentos que aporten beneficios al organismo. Una de las infusiones de moda es el té matcha, una bebida de historia milenaria que hoy eligen muchas celebridades a nivel mundial.

El matcha es té verde molido: a diferencia del té tradicional, donde las hojas se infusionan en el agua caliente, el polvo de té matcha se agrega al agua. Esto permite que las propiedades naturales de la planta se conserven mejor. Además el té matcha requiere de un proceso previo mucho más complejo, siempre con el objetivo de preservar sus cualidades al máximo.

Cuando se acerca la época de cosecha, las plantas son cubiertas durante varias semanas para protegerlas del sol, logrando un color más oscuro en sus hojas a partir de la acumulación de aminoácidos. Luego, una vez cosechadas, las hojas son secadas. Antes de la molienda, se les quitan los tallos y las venas. El resultado del proceso es la obtención de un polvo fino de una tonalidad verde intensa.

Para servir el té, se lo filtra con un colador fino que permite evitar los grumos. Así se garantiza que la experiencia sea totalmente satisfactoria. Cabe destacar que el té matcha es empleado en la tradicional ceremonia del té de Japón, en la cual el matcha ya colado se vierte en un recipiente. Después, con una cuchara de bambú, solo se coloca una pequeña medida en la taza y se le agrega un chorro de agua no demasiado caliente. El paso siguiente consiste en mezclar para generar espuma en la superficie.

Más allá del sabor y de los aspectos culturales del té matcha, a la infusión se le atribuyen numerosas cualidades beneficiosas para la salud gracias a su elevada concentración de aminoácidos, antioxidantes, minerales y vitaminas. Gracias a esta particularidad ayuda a reducir el colesterol, a eliminar toxinas y a reforzar el sistema inmunológico, afirman los nutricionistas. Incluso minimiza el estrés y hasta mejora la memoria y la concentración.

Hay que tener en cuenta que, al igual que ocurre con el resto de los alimentos, su consumo en exceso puede resultar perjudicial: por sus componentes, quienes padecen problemas cardíacos o en el sistema nervioso deben tener mayor cuidado. Como siempre, ante cualquier inquietud lo mejor es consultar a un médico.
 
Texto: Redacción Sólo Líderes
File: inc_view_static_content.htm
TAPA LÍDERES
clear
clear
File: frontend_view_content.htm