Solo Lideres
Postres en frasco, un estímulo gastronómico para los sentidos

Postres en frasco, un estímulo gastronómico para los sentidos

Es habitual finalizar el almuerzo o la cena con algo dulce. Sin embargo, más allá de las ganas de disfrutar ese tipo de sabores, a veces nos sentimos demasiado llenos. Los postres en frasco ofrecen una porción reducida para solucionar el dilema.

Los más golosos siempre aspiran a dar por terminadas sus comidas después de un panqueque de dulce de leche, una porción de torta de chocolate o una copa helada, por ejemplo. Pero, aunque los dulces siempre son una tentación, en ocasiones parece no haber espacio físico en el estómago para más alimentos. Para aquellos que desean saborear algo dulce sin excederse, los postres en frasco resultan una excelente opción.

En los últimos tiempos, los frascos de vidrio se pusieron de moda: es habitual que los jugos naturales y los tragos se sirvan en ellos. Los postres también se sumaron a la tendencia y se lucen en esta presentación novedosa, que permite reciclar y reutilizar un objeto que, de otro modo, muchas veces termina en la basura.

Aunque depende del tamaño del recipiente, lo habitual es que cada frasco permita unas cuatro o cinco cucharadas de postre. Así no solo se acotan las calorías a ingerir, sino que además se evitan los empalagamientos. Quienes quieren seguir comiendo, por supuesto, puede elegir más de un frasco.

Los postres que más brillan en este formato son los que permiten jugar con distintas texturas y los que tienen diversas capas. En ocasiones, si la receta lo requiere, el frasco puede introducirse en el horno, siempre que su vidrio sea grueso para resistir las altas temperaturas. También se puede cocinar el postre primero y pasar al frasco después. Otras alternativas simplemente no requieren cocción.

Entre las opciones más populares para servir de este modo se encuentra el tiramisú en sus diferentes variantes. Resulta bastante sencillo disponer las capas de vainilla y queso mascarpone mezclado con cacao, café y algún licor. También es un éxito el lemon pie en frasquito: sobre la base de masa dulce, hay que añadir la crema de limón y finalmente el merengue.

Mousse de chocolate con corazón de dulce de leche, cheseecake de frutos rojos, chocotorta, panacota de frutilla y hasta el clásico flan se pueden servir en frasco. Hay que animarse a innovar y sorprender a los comensales con una experiencia gastronómica diferente.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes