clear
Personalidades

Adolfo Cambiaso, el rey del polo

A los 41 años, consiguió un nuevo título en el Abierto de Polo de Palermo junto a La Dolfina y se consolida como uno de los más grandes polistas de la historia. Rebelde, innovador y talentoso, logró que su deporte trascendiera las fronteras sociales.
ENVIAR POR E-MAIL
 El polo siempre fue un deporte de elite, alejado de las masas. Por eso, pese a que Argentina es una potencia mundial, su trascendencia a nivel local solía ser acotada. Hasta que irrumpió Adolfo Cambiaso (h) y cambió, al menos en parte, la ecuación.

Adolfito creció viendo jugar a sus medios hermanos en la estancia de su familia, conocida primero como Los Lagartos y luego como La Martina. El polo se convirtió en su pasión y Cambiaso no tardó en mostrar una enorme capacidad. A los 14 años, dispuesto a dedicar su vida a la actividad deportiva, abandonó el colegio. Los primeros logros los consiguió junto a su padre y hermanos y luego se consagró con Ellerstina, equipo con el cual jugó durante seis temporadas.

Deseoso de escribir su propia historia, Cambiaso –marido de la modelo María Vázquez y padre de tres hijos– se unió a Bartolomé “Lolo” Castagnola y en 1997 fundó su propio club: La Dolfina, cuyo nombre remite al campo que le compró a su madre, bautizado a su vez en honor a su apodo. El equipo empezó jugando con caballos prestados y se terminó transformando en el amo y señor del polo argentino gracias al talento de Adolfito.

Los títulos de La Dolfina ya se cuentan de a decenas: el conjunto de Cambiaso se impuso diez veces en el Abierto de Palermo, nueve en el Abierto de Hurlingham y cuatro en el Campeonato del Tortugas Country Club. Se trata del único equipo que logró la Triple Corona en tres ocasiones: 2013, 2014 y 2015. Esto quiere decir que, en esos tres años, La Dolfina se quedó con los tres torneos más importantes de Argentina.

Más allá de la importancia de estas conquistas deportivas, que le valieron diez Olimpia de Plata, un Olimpia de Oro, un Olimpia del Bicentenario y dos Premios Konex de Platino, Cambiaso atravesó las fronteras sociales con varias acciones. Una de las más recordadas fue cuando, en 2002, su equipo utilizó la camiseta de Nueva Chicago para competir y los hinchas de este club de fútbol comenzaron a seguir a La Dolfina. En la final del Abierto de Palermo de 2016, por otro lado, La Dolfina jugó con seis clones de Cuartetera, la histórica yegua que se había retirado un año atrás.

La creación de una marca de indumentaria con tiendas en varios de los principales centros comerciales del país; un emprendimiento inmobiliario en Cañuelas; y hasta una empresa de clonación equina también le dieron popularidad y reconocimiento a Adolfo Cambiaso, un hombre que ya hizo historia pero que planea seguir escribiéndola.
Texto: Redacción Sólo Líderes
File: inc_view_static_content.htm
TAPA LÍDERES
clear
clear
File: frontend_view_content.htm