Solo Lideres
Verónica De La Canal: Transgresora y sensual

Verónica De La Canal: Transgresora y sensual

El glamour, la distinción, la sensualidad y la personalidad que esta artista Verónica de la Canal muestra a través de su propia imagen logran plasmarse en cada una de sus colecciones.

Esta talentosa creativa que años atrás fue distinguida por la revista “Sólo Líderes” con “La Orden del Líder”, supo encontrar en el estilo romántico, victoriano y barroco una opción que la identifica y que desde hace mucho tiempo, le permite brillar a escala internacional transformando en reinas y princesas a las mujeres que viste.
La moda argentina está muy bien representada en el mundo por Verónica de la Canal, una diseñadora que nació el 13 de mayo de 1971 en el barrio porteño de Belgrano. Ella, desde temprana edad, encontró en la alta costura el ámbito perfecto para dejar aflorar su creatividad y, a juzgar por el prestigio que ha logrado, no se equivocó al momento de elegir cómo ganarse la vida: ama su trabajo y su pasión por el diseño se evidencia en cada uno de los vestidos que desarrolla con delicadeza al concebirlos como verdaderas piezas de arte.
Esta bella mujer con conocimientos de danza clásica siente fascinación desde siempre por todo aquello que guarde relación con el universo artístico. Por eso cada vez que planifica un desfile, arma una puesta en escena para que las modelos que convoca brillen en el marco de un contexto en el cual haya un hilo conductor potenciado con luces, música, escenografía y actuación. Con sello propio y siempre intentando dejar un mensaje, monta sobre las pasarelas espectáculos extraordinarios que siempre cautivan y jamás pasan desapercibidos.
Enamorada eterna de los cuentos de hadas y el arte de los grandes maestros del Siglo de Oro y el Renacimiento europeo, elige vestir a mujeres como si fueran reinas y princesas con un estilo romántico, victoriano y barroco, siempre evocando en cada tendencia el estilo espectacular y artesanal que debe llevar una prenda de alta costura, al modo sublime de la corte del Rey Sol en Francia.

Los cuentos de hadas…

Específicamente la seduce lo fantástico y lo romántico. Para ella, “las hadas viven en un lugar etéreo que se inventa en nuestras mentes y tiene la posibilidad de autocrearse constantemente, las hadas son seres mágicos para Verónica, donde todo es posible. Y eso es parte de mi forma de pensar, cuando quiero algo increíble digo: “que parezca un cuento de hadas”.
Un poco de historia…


“Desde muy chiquita”, relata nuestra artista, “me sumergí en el mundo de las telas y las películas de época, todo lo relacionado con el vestuario fantástico me cautivó desde siempre, las prendas que me gustaban no existían en los negocios, creo que desde ahí empecé a ser diseñadora, fue la necesidad de hacer prendas que me gusten. Tanto mi abuela como mi madre apoyaron desde siempre mi locura por las telas. Cuando cumplí quince años el vestido que yo quería obviamente en Argentina no existía. Es así que nos pusimos las tres a fabricar lo que sería mi primer diseño, de ahí en más siempre fueron mis ángeles de compañía en el mundo fashion.
Mi tarea se encuentra íntimamente vinculada con el arte y mi fuente de inspiración es inagotable. El arte es todo para mí, yo me considero una artista además de una diseñadora, como te contaba anteriormente mamé el arte de muy chica, y considero que mis vestidos deben hacerse con todo el talento y las ganas de crear cosas atemporales y eternas como los diseños de la época de oro del renacimiento, toda una era que hasta el día de hoy no fue superada. Me inspiro en muchas cosas, una época, un baile, un personaje, el momento de la creación viene de la forma menos imaginada, es mágica, todo lo que tenga una historia y un significado realmente importante, puede ser parte o tema de mi inspiración”.

Mis desfiles son verdaderas puestas en escena…

“La verdad, es que cada presentación de un desfile mío y cada puesta, es como un nacimiento nuevo”, nos relata Verónica en nuestro encuentro en su nueva Maisson, donde su historia comenzó a hilvanarse poéticamente como ella siempre hace con sus creaciones: “Las puestas escénicas se van como armando de diferentes maneras porque la inspiración surge de disímiles formas, tiene que ver con lo que yo esté viviendo en ese momento, pero como siempre digo, somos un equipo el que lo logra. Primero empezamos a orquestar la idea y se hace realidad con el trabajo arduo. Por lo general se enfatiza mucho en la colección pero a su vez, en paralelo, pensamos en el show, en la puesta en escena, y en la manera de trasmitir esa magia tan especial de mis desfiles, porque nuestro objetivo es emocionar al público y siempre lo logramos.

Recuerdo que cuando presenté mi primer desfile puse en pasarela a verdaderos ángeles, eran bailarines del teatro Colón, y a una soprano cantando Opera. A la gente le encantó y a mis detractores les di de qué hablar. Desde entonces cada desfile mío es esperado por muchísima gente y especialmente por quienes le interesa tomar alguna idea nueva. Sé que hoy casi todos intentan poner un pequeño show en pasarela y me llena de orgullo saber que pude marcar tendencia en ese tema. Mis desfiles son la conjunción de una colección y un espectáculo. Hemos puesto en el escenario a esgrimistas, bailarines, gladiadores, mimos, gente del espectáculo de primer nivel como Nacha Guevara, Laura Fidalgo, Romina Gaetani, Iñaki Urlezeaga, y muchos más. Es muy importante todo el armado, la música, la puesta en escena, la presentación…trabajamos en cada detalle y para mí implica seguir siendo el ícono de la moda show en la Argentina. Es parte del estilo de mi marca transportar a cada espectador a mi mundo especial.

“Renacentis” una puesta teatral que hizo historia…
Cuando nuestra creadora pensó en este desfile, estaba convencida de que era hora de poder expresar su arte con un significado más profundo, en el pensamiento colectivo de las personas, por eso eligió referirse a la religión y sus principios: ceremonias milenarias, formas y vestimentas que fueron cimentando la cultura religiosa hasta ahora, viajando por distintas etapas de la historia del vestido hasta la modernidad. “Mi objetivo en ese desfile que llamé Renacentis”, aclara Verónica, “fue sembrar misterio, curiosidad, realicé un viaje místico y quise potenciar el cuerpo y su belleza erótica. La importancia de la piel, la seducción, la fe, fueron los conceptos inspiradores de “Renacentis”, un universo exótico que he creado con telas envolventes y majestuosos detalles de luz y magia, que reconozco, han quedado en la historia de la moda y en el recuerdo de los espectadores”.

Los viajes por el mundo…
Ella siempre vibra en positivo… “siempre estoy en positivo, es verdad, con varios sueños nuevos por cumplir y con muchas metas ya realizadas, siempre proyectando hacia el futuro y yendo por más. Este año viví una experiencia muy enriquecedora, mi viaje soñado reciente fue conocer Nueva York, soy muy de ir siempre a Europa y no conocía Nueva York y me encantó. Lo cosmopolita de esa ciudad, como conviven diferentes estilos y razas. Aquí todo el mundo tiene su lugar, y la verdad que era como una asignatura pendiente en mi vida. Es el lugar de los sueños, es una ciudad inmensa que tiene una energía mágica, y realmente me gustó también ver lo versátil en el arte, hay como cosas muy clásicas, y cosas muy modernas, lo ves también en la arquitectura, en la decoración de los negocios, en la manera de andar de la gente. De acuerdo al lugar que vayas, los barrios son más modernos o más clásicos. Pasé año nuevo ahí y fue una experiencia inolvidable, muy enriquecedora. Siento que todos tendríamos que tener la posibilidad de visitarlo y de disfrutarlo plenamente.

Ver nota completa en revista Sólo Líderes Nº 62
 


Texto: Lic. Kamala Bonifazi y Verónica Gudiña