Solo Lideres
Aceites, una opción para cada clase de consumidor

Aceites, una opción para cada clase de consumidor

Muchos son los animales, semillas y frutos que nos permiten disponer de un líquido graso fundamental para cocinar y darle sabor a las comidas. En esta nota, un universo de opciones al servicio de la alimentación y de los paladares más exigentes.

Numerosas recetas incluyen entre sus ingredientes una o más cucharadas de alguna clase de aceite por las propiedades nutricionales de estos productos. Se trata de una opción versátil que, además de ganar protagonismo en las frituras, permite condimentar ensaladas y rociar alimentos que se cocinan en el horno.

En la mayoría de los hogares, las alternativas de uso más frecuente son el aceite de maíz que se extrae del germen de maíz, el aceite de girasol de origen vegetal rico en vitamina E y el aceite de oliva logrado a partir del fruto del olivo, pero no son las únicas opciones a tener en cuenta: también el aceite de soja y el aceite de canola tienen popularidad a escala internacional, por ejemplo.

Quienes desean arriesgarse con sabores menos tradicionales en beneficio de su salud, por su parte, impactan al paladar con aceite de hígado de bacalao, al cual se lo reconoce como una fuente de ácidos grasos omega 3 y de vitaminas A y D. El aceite de coco para saltear verduras o para elaborar bombones a base de cacao, en tanto, es uno de los ingredientes favoritos de los veganos.

Más allá de los sabores que pueden seducir a unos y generar rechazo en otros, al momento de seleccionar un aceite para preparar una comida hay que tener en cuenta las cualidades nutricionales de cada uno. Expertos del Centro de Investigación Biomédica en Red – Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn), por hacer foco en un estudio centrado en uno de estos productos, demostraron que una dieta mediterránea con riqueza de aceite de oliva virgen es beneficiosa para las lipoproteínas de alta densidad que se encargan de transportar el “colesterol bueno”, potenciando así sus efectos cardioprotectores.

Claro que no siempre es tan fácil determinar qué aceite incorporar a nuestras preparaciones gastronómicas: el precio, la disponibilidad de cada variedad y los informes científicos que a veces recomiendan apostar por una opción a la cual después de un tiempo desaconsejan por haberles encontrado características negativas o perjudiciales son algunas de las variables que influyen al momento de realizar la elección.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes