Solo Lideres
Emma Stone y Casey Affleck, aclamados en los Premios Oscar

Emma Stone y Casey Affleck, aclamados en los Premios Oscar

La última ceremonia de entrega de los Premios Oscar quedará en la historia por el error al anunciar el galardón a la Mejor Película. Pero también será recordada por la consagración de dos actores que obtuvieron su primera estatuilla.

 Pasará el tiempo y la imagen seguirá grabada en la retina de todos los amantes del séptimo arte: los productores de “La La Land” están en el escenario del Dolby Theatre agradeciendo el premio a la Mejor Película cuando, de pronto, alguien sube y les avisa que había un error. En realidad, había ganado “Luz de luna” (“Moonlight”). Un enorme papelón y el primer fallo de este tipo en ochenta y nueve ceremonias de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas.

Hasta este escándalo, el evento venía desarrollándose con normalidad y había permitido la consagración definitiva de dos estrellas de Hollywood que, por primera vez, recibían la estatuilla: Emma Stone (Mejor Actriz por su trabajo en “La La Land”) y Casey Affleck (Mejor Actor por su rol en “Manchester junto al mar”).

Stone, de 28 años, inició su carrera en TV y tuvo su debut cinematográfico hace una década, en la comedia “Súper cool” (“Superbad”). Luego trabajó en filmes como “Los fantasmas de mis ex” (“Ghosts of Girlfriend Past”), “Tierra de zombis” (“Zombieland”), “Loco y estúpido amor” (“Crazy, Stupid, Love”), “Birdman” y “El sorprendente Hombre Araña” (“The Amazing Spider-Man”). Además mostró su talento en Broadway, protagonizando “Cabaret”.

Antes de recibir el Oscar a la Mejor Actriz, Stone ya había sido nominada como Mejor Actriz de Reparto por “Birdman”. También obtuvo un Globo de Oro, tres premios del Sindicato de Actores y muchas otras distinciones.

A Casey Affleck, quien creció a la sombra de su hermano mayor Ben, el Oscar lo terminó de consolidar como una figura con brillo propio. “Persiguiendo a Amy “(“Chasing Amy”), “En busca del destino” (“Good Will Hunting”), “La gran estafa” (“Ocean’s Eleven”) y sus secuelas, “El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford” (“The Assassination Of Jesse James By The Coward Robert Ford”) y “Desapareció una noche” (“Gone Baby Gone”) le habían permitido en el pasado evidenciar su capacidad.

Con su gran trabajo en “Manchester junto al mar”, superó en la consideración de los críticos a actores de la talla de Denzel Washington, Viggo Mortensen y Ryan Gosling, también nominados para el Oscar que, finalmente, quedó en su poder.



Texto: Redacción Sólo Líderes