Solo Lideres
Sanatorio Británico: Un emblema de expansión constante

Sanatorio Británico: Un emblema de expansión constante

Una rica historia y años de servicio respaldado por un cuerpo médico de excelencia le han permitido a esta institución ubicada en la ciudad de Rosario sobreponerse a transformaciones edilicias, crisis financieras y cambios de directivos sin resignar jamás prestigio ni calidad profesional.

Su evolución constante convierte a este centro de salud en una entidad con equipamiento y recursos humanos de primer nivel donde se prioriza la capacitación del personal, la tecnología y la modernización para satisfacer con eficiencia los requerimientos y necesidades de cada paciente.
El Sanatorio Británico es en la actualidad un moderno complejo asistencial que no deja de crecer para mejorar y expandir sus servicios, pero para comprender el prestigio logrado y la confianza que inspira en la comunidad es necesario conocer los inicios de esta institución y descubrir cada uno de los hitos que influyeron y marcaron su historia.
Al viajar en el tiempo aparecen como figuras clave de este sueño hecho realidad los doctores Lelio y Artemio Zeno y Oscar Cames, quienes en 1924 se hicieron cargo de este sanatorio formado sobre los cimientos del antiguo Hospital Británico. Por ese entonces, el objetivo era realizar exclusivamente intervenciones quirúrgicas, una práctica que de manera progresiva se fue complementando con otras especialidades y actividades, un crecimiento que se hizo posible gracias al desarrollo edilicio y a la incorporación de profesionales de diversas áreas.
En la actualidad, el Sanatorio Británico está presidido por el doctor Rodrigo Sánchez Almeyra. La vicepresidencia está a cargo del doctor Osvaldo Caffaratti, mientras que el doctor Armando Schmukler se desempeña como director titular. Todos ellos conversaron con “Sólo Líderes” para transmitir novedades de la institución y proporcionar datos de interés para toda la comunidad.
 
Un crecimiento incesante
Superar la fuerte crisis administrativa y financiera que décadas atrás padeció este centro médico no fue fácil, demandó paciencia y mucho esfuerzo. 
Además, para estar a la altura de las necesidades de los pacientes hubo que adaptarse a la realidad del siglo XXI y soñar en grande para transformar al Sanatorio Británico en un centro de salud de referencia para los vecinos de Rosario y sus zonas de influencia. 
Para sumar instalaciones y ampliar los servicios, señaló el doctor Rodrigo Sánchez Almeyra, se han adquirido terrenos aledaños al sanatorio con el objetivo de, al menos en esta primera etapa, concentrar la expansión en un mismo lugar geográfico.
“Tenemos la idea de crecer en esta misma manzana y de dividir al sanatorio en cuatro o cinco unidades que estén separadas pero juntas a la vez. Sobre la calle Jujuy estamos terminando un edificio de casi nueve mil metros cuadrados y diez plantas que incluirá consultorios, laboratorios y actividades científicas y educativas”, describió el directivo de la entidad antes de detallar que las novedades de este centro ambulatorio incluirán espacios de altísima complejidad, entre los cuales se contemplan laboratorios de análisis bioquímicos y posiblemente de biología molecular, más de noventa consultorios y un auditorio con vista al río y capacidad para trescientas personas donde se realizarán eventos científicos.
Ya en la cuenta regresiva para la presentación en sociedad de este sector, el profesional estimó que la inauguración se hará en el mes de agosto, con fecha a confirmar para que puedan estar presentes autoridades municipales, provinciales y nacionales. La revolución en este centro de salud recién comienza: hay en marcha muchos otros proyectos para continuar el crecimiento y asumir nuevos desafíos para sorprender y contribuir al bienestar de personas de todas las edades con diferentes patologías y necesidades tanto de Rosario como de localidades cercanas.
“No podemos estar en construcción de modo permanente pero se está trabajando para que, de ser posible, a fines de este año encaremos un nuevo plan de obra de un año orientado al desarrollo de Urgencias del Británico”, reveló este médico que no ocultó su deseo de organizar pronto un centro de cuidados paliativos. Al respecto, Sánchez Almeyra hizo hincapié en la importancia de tener un “centro del buen morir porque muchas veces no hay posibilidad de que un paciente muera en su domicilio y es importante que una institución pueda ofrecer una correcta medicina, dejando que la persona tenga hasta último momento la mejor calidad de vida”.

Tecnología y evolución
al servicio del paciente
El doctor Osvaldo Caffaratti, neurocirujano, también transita estos días con expectativas y la alegría de estar próximos a inaugurar un nuevo espacio después de años de esfuerzos financieros. La tecnología, en el marco de su especialidad, resulta clave al recibir y tratar un paciente, por eso además de las cuestiones edilicias se ha prestado atención al equipamiento para que, más allá de los costos manejados por las obras sociales, se pueda ofrecer un diagnóstico preciso y hacer un seguimiento adecuado para controlar el estado de cada persona.
Según explicó, la tomografía de cortes múltiples, la resonancia magnética de alto campo, por ejemplo, son herramientas diagnósticas muy importantes para el neurocirujano y de gran valor para la detección temprana de numerosas patologías, entre las que no se puede dejar de mencionar al accidente cerebrovascular. “La gente tiene que tener identificados los síntomas del ACV, saber que si se le duerme una pierna o un brazo tiene que ir urgente al neurólogo porque antes de desencadenarse hay un periodo de ventana de seis horas en el que podemos accionar y prevenir el daño”, indicó y alertó sobre la necesidad de estar informados y cambiar el estilo de vida para evitar enfermedades y minimizar riesgos. La adicción al tabaco, el estrés, la obesidad y el sedentarismo, entre otros, atentan contra el buen estado del sistema nervioso, comentó el vicepresidente del Sanatorio Británico y aconsejó también mantener “vivo” al cerebro estando lo más activos posible para prevenir, por ejemplo, un cuadro de Alzheimer.

Ética en cuestiones de salud
El doctor Armando Schmukler, especialista en Clínica Médica, quien se desempeña en el Sanatorio Británico como director titular, dialogó con “Sólo Líderes” sobre la ética relacionada a las actividades profesionales que él y sus colegas desarrollan a diario en esta institución la cual le da orgullo pertenecer,  porque fomenta y transmite valores, el amor por la profesión y el entender el paciente como un ser sufriente al que se debe ayudar. 
En este centro de salud, destaca con entusiasmo, se combinan saber, humildad, firmeza y consideración. Todas condiciones importantes para trabajar en un marco de respeto, seguridad y confianza que beneficia el accionar del equipo de salud todo en el marco y preceptos de la ética de procedimientos y conductas morales de la profesión.
El doctor Armando Schmukler también enfatizó sobre los beneficios que los médicos indaguen junto a sus pacientes acerca de los avances tecnológicos y su justa utilización en los procesos de atención, cuidando de no sobre actuar y franquear el delicado límite de los principios bioéticos: “respetar la autonomía del paciente, su concepto de vida y sus decisiones, es importante tener en cuenta para ejercer la medicina con ética y responsabilidad”. 
“Muchas cuestiones, tales como el fin de la vida, reproducción humana, procedimientos diagnósticos terapéuticos, son cuestiones en que todos los agentes de salud de la institución se involucran en forma cotidiana”. 
Con la elocuencia que lo caracteriza, el doctor Schmukler sintetizó sus cuarenta años dedicados a una institución emblemática como el Sanatorio Británico y manifestó: “Es un orgullo pertenecer a una entidad que hizo escuela en el quehacer médico, tanto en lo asistencial como en lo formativo; sus fundadores fueron hombres del seno de la facultad de medicina y que es más: prestigiaron la docencia. Así siguió con una historia de formación médica continua y la figura del maestro, tan necesaria en nuestra profesión. 
El devenir del tiempo y los cambios necesarios e imprescindibles nos encuentran como pioneros en los sistemas de residencias médicas en ámbitos privados, siempre con el objetivo de trasmitir saberes y experiencias y aunque bajo otro formato manteniendo el concepto y sentir del “maestro” que además de especificidad técnica y experiencia,  transita y trasmite eso tan importante como son los valores, el amor por la profesión, consideración del “otro” como un ser sufriente al que debemos ayudar, con ese ensamble tan necesario entre el paciente, su entorno y el equipo de salud.
 
Recuadro
SUEÑOS?QUE?SE?HACEN REALIDAD
La obra que comenzó en 2010 para ampliar los servicios del Sanatorio Británico construyendo estructuras e ilusiones sobre un terreno de ochocientos metros cuadrados ya está terminada. La inversión fue millonaria y el esfuerzo titánico, en palabras del presidente de la institución, pero tanto sacrificio valió la pena. “Ha quedado un edificio bellísimo, de gran calidad arquitectónica, donde funcionará el Sanatorio Británico Ambulatorio”, aseguró el doctor Rodrigo Sánchez Almeyra. Lejos de conformarse con este logro, las autoridades ya planifican nuevas expansiones para poder atender urgencias y emergencias en una guardia de 1.200 metros cuadrados donde cada paciente afectado por una patología aguda pueda tener una habitación o ser intervenido quirúrgicamente en ese mismo sector que, según adelantó el directivo, se llamará Urgencias del Británico. Ya para más adelante quedan los sueños de inaugurar el área de Imágenes del Británico, potenciar la atención pediátrica con una terapia intensiva para poder abarcar desde la más simple hasta la máxima complejidad, ampliar la capacidad de internación y desarrollar un centro de cuidados paliativos, todas metas pensadas para fortalecer los servicios y, a través de ellos, contener y ayudar a los pacientes que depositan su confianza en el equipo que, día a día, trabaja para enriquecer al Sanatorio Británico con sus conocimientos y su calidad humana.
 
Sanatorio Británico, una entidad de vanguardia
El Sanatorio Británico se localiza en Paraguay 40, entre la avenida Wheelwright y la calle Jujuy. Para mayor información sobre este Centro de Salud dirigido por los doctores Rodrigo Sánchez Almeyra, Osvaldo Caffaratti y Armando Schmukler ingresar a su sitio web: http://www.sanbritanico.com.ar/, donde además de la historia de la Institución se detallan las prestaciones y se pueden solicitar turnos de manera online.
 
Texto: Kamala Bonifazi
Fotos: Willy Donzelli y gentileza Sanatorio Británico