Solo Lideres

Cirque Du Soleil: Fantasía en la Rivera Maya

En medio de la Riviera Maya, rodeado de vegetación exuberante, emerge el Teatro Cirque du Soleil: una infraestructura desarrollada por Grupo Vidanta en una superficie de más de 2.500 metros cuadrados para albergar a “JOYÁ”, el único espectáculo permanente de la compañía canadiense de entretenimiento que funciona fuera del territorio estadounidense. La música, las artes circenses y lo mejor de la gastronomía se combinan en una propuesta de características únicas.

La Riviera Maya es uno de los principales destinos turísticos del mundo. Esta región mexicana que se extiende junto al mar Caribe cuenta con playas de arenas blancas y aguas cálidas que seducen a viajeros de todo el planeta. Los lujosos resorts de la zona, colmados de alternativas gastronómicas y de entretenimiento, garantizan que el visitante viva una experiencia fascinante.
Desde noviembre de 2014, la Riviera Maya dispone de un espacio sorprendente: el Teatro Cirque du Soleil. Se trata de un recinto construido sobre una laguna por Grupo Vidanta, una empresa especializada en el desarrollo de hoteles y resorts de lujo. El teatro, como su nombre lo indica, fue creado para Cirque du Soleil, que instaló allí un espectáculo permanente bautizado “JOYÁ”.
Diseñado por el arquitecto Arturo Hernández, la construcción oculta el teatro dentro de los manglares respetando al máximo el medio ambiente de la jungla y jugando con líneas sinuosas y formas orgánicas. Una pasarela de madera que asciende más de diez metros permite acceder a la sala sin generar molestias al paso de los animales que caminan por la superficie. Este camino nos traslada a otro universo, un mundo de exuberante vegetación, con riqueza de flora y fauna alejado del bullicio de la ciudad.
El final de esta pasarela evoca una palmera inclinada hacia delante, como una gran flor que ligeramente toca el agua. La estructura se parece a una palapa, una vivienda abierta con un techo de paja hecho de hojas secas de palmera, muy común en la playas mexicanas
El interior del teatro recuerda a los cenotes, pozos naturales que surgen cuando la roca caliza colapsa y deja al descubierto las aguas subterráneas. Para los mayas, los cenotes eran pórticos sagrados hacia la vida existente después de la muerte. La arquitectura y estética de JOYÁ justamente refleja y celebra el respeto reverencial de los mayas por la naturaleza y están inspiradas en la belleza natural de la envolvente jungla que está encima de un laberinto subterráneo intricado de ríos y cenotes.
Con sus techos altos y su sensación orgánica, el volumen parece respirar y vivir

Un proyecto arquitectónico y una obra teatral monumental muy premiada

El Teatro Cirque du Soleil construido por Grupo Vidanta fue reconocido como Obra del Año 2015, una distinción que conceden la revista “Obras” y el Grupo Expansión. El galardón se otorga al mejor proyecto arquitectónico en cuanto a su técnica, desarrollo, modelo de negocio e innovación.
Las candidatas deben superar un proceso de selección realizado por un jurado de especialistas que analiza el impacto económico y social de las obras. Las finalistas luego son sometidas a la votación de los suscriptores de la revista a través de Internet. En este caso, el Teatro Cirque du Soleil –que cuenta con una capacidad para 600 espectadores– cosechó la mayor cantidad de adhesiones y consiguió quedarse con el premio.
Levantado en apenas dieciocho meses, el teatro generó 250 puestos de trabajo durante su construcción. Desde que está en funcionamiento, por otra parte, brinda empleo permanente a más de 280 personas. Estas cuestiones también fueron valoradas a la hora del reconocimiento.

La importancia del conocimiento

“JOYÁ”, la obra permanente del Teatro Cirque du Soleil en la Riviera Maya, presenta la historia de Zelig, un viejo naturalista que se propone recopilar, con la asistencia de los Maestros, mitad humanos, mitad animales, inspirados en la iconografía maya antigua, el conocimiento universal en su inmensa biblioteca llena de libros. El anciano aspira a que Joyà, su nieta, valore y defienda ese legado. La joven, en este marco, realizará un viaje fantástico para adentrarse en el mundo de su abuelo y se integre a su incesante búsqueda del sentido de la vida

El teatro: centro creativo y de inspiración permanente…

El set del Teatro Cirque du Soleil remite a un Naturalium, una biblioteca grande y un lugar de conocimiento, cuya arquitectura se mezcla con el entorno natural. México es el hogar de una de las universidades más grandes del mundo, un país en el que la transferencia de conocimiento se remonta a la antigua civilización maya, de allí que el naturalium esté lleno de libros coleccionados por Zelig.
Un terrario y un vivero también forman parte del escenario, que va mutando de acuerdo al avance del relato.
Martin Genest, el autor y director del espectáculo, se inspiró en diversas facetas de la cultura y el pasado de México. En la obra las alusiones van de Frida Kahlo y Diego Rivera al asteroide que cayó en la península de Yucatán hace 66 millones de años y habría provocado la desaparición de los dinosaurios, pasando por la migración de la mariposa monarca entre Canadá y el territorio mexicano. Los mariachis, los luchadores enmascarados y los piratas de Isla Mujeres también son parte del universo de “JOYÁ”.
Para el vestuarista James Lavoie, fue importante mostrar una evolución del pasado al futuro conforme Zelig transmite su misión a su nieta. Zelig es una combinación de Don Quijote, Charles Darwin, Leonardo Da Vinci y otros grandes de la historia reunidos en un personaje adorable. Su vestuario se refiere a un pasado mezclado con elementos contemporáneos y futuristas. Cada detalle tiene una explicación, las prendas de los maestros están basadas en sus especialidades. Para apoyar la intención artística de los diseños se buscaron las mejores combinaciones de técnicas tanto en lo tecnológico, como corte e impresión con láser, como en lo artesanal con pintados a mano sobre tela, costuras y encaje.
La narración se apoya en la música compuesta por Bob & Bill, que transmite los distintos estados de ánimo que atraviesan los protagonistas. Mezcla sonidos clásicos y contemporáneos y es acústica, cálida y melódica. Instrumentos de percusión, guitarras y trompetas que suenan en vivo acompañan las coreografías de los artistas.

Placeres para todos los sentidos

Sería injusto definir a “JOYÁ” solamente como una obra de teatro o un espectáculo de circo. Los asistentes tienen la posibilidad de disfrutar, antes y después de la función, de las más innovadoras recetas del chef Alexis Bostelmann. La carta, por ejemplo, es comestible: puede romperse para introducir sus trozos en diversos aderezos. Una canasta con forma de planta, por otro lado, ofrece múltiples clases de galletas y panes elaborados con semillas y hierbas.
Quienes optan por gozar de la cena en tres pasos, pasan de los aperitivos a los platos principales y luego a una degustación de postres que se presentan adentro de un libro, en honor a la temática del espectáculo. Entre las opciones más sorprendentes se encuentra el aliento de dragón, una creación de gastronomía molecular que, gracias al nitrógeno líquido, hace que el comensal expulse humo blanco por la boca.
La carne braseada con tuétano; la ensalada de sandía, queso de cabra y jamón serrano; y el salmón en salsa de axiote son algunas de las delicias que se pueden saborear como parte de esta experiencia donde no falta el champagne.
En poco más de dos años, el Teatro Cirque du Soleil del Grupo Vidanta se transformó, a través de “JOYÁ”, en uno de los atractivos turísticos más preciados de la Riviera Maya.

 



Texto: Kamala Bonifazi y Julián Pérez Porto

Fotos: Gentileza Cirque Du Soleil y archivo editorial