Solo Lideres
Beneficios de las alianzas estratégicas

Beneficios de las alianzas estratégicas

Cuando dos empresas trabajan en conjunto para alcanzar ciertas metas y favorecerse mutuamente, establecen una alianza estratégica. Este tipo de colaboración permite reducir costos, compartir riesgos y aumentar el volumen de negocio.

Dos compañías pueden unirse en un determinado proyecto y aún así mantener su independencia. A través de una alianza estratégica, las entidades intercambian recursos y desarrollan un trabajo en conjunto que les facilita cumplir determinados objetivos a los que aspiraban individualmente.

En el sentido más amplio, una alianza estratégica busca incrementar las fortalezas y reducir las debilidades de los socios. De esta manera, las empresas participantes mejoran su posición y amplían su panorama.

Una alianza estratégica puede ayudar a reducir costos, por ejemplo. En este sentido es posible establecer un acuerdo para compartir infraestructura, como un local comercial o un depósito. Las alianzas también pueden añadir valor a la propuesta de las empresas: una consultora financiera puede aliarse a una firma de asesoría legal para brindar un servicio integral.

Lo que se pretende con una alianza estratégica es forjar un lazo de cooperación que permita conseguir una ventaja inaccesible de forma individual. Aunque hay muchas clases de convenios, por lo general las firmas no son competidoras entre sí, sino que suelen ofrecer productos y/o servicios complementarios.

Estos acuerdos pueden ser positivos para todo tipo de empresas, desde microemprendimientos hasta grandes corporaciones. Pero sin dudas constituyen una herramienta muy valiosa para las pequeñas y medianas empresas, ya que favorece el crecimiento sin necesidad de concretar un desembolso económico importante.

Varias pymes pueden forjar una alianza para realizar grupalmente publicidades o promociones, compartir los costos del transporte de mercaderías u organizar un evento masivo. La realización de sorteos y las compras mayoristas son otras opciones.

Para crecer, en definitiva, hay que animarse a generar alianzas con una visión estratégica. Como expresa el dicho popular, la unión hace la fuerza, una máxima que adquiere una relevancia particular en el mundo de los negocios. Una alianza estratégica bien diseñada y con participantes responsables no aporta más que beneficios y permite ampliar las perspectivas hasta niveles a los cuales nunca se podría acceder si se opta por avanzar en solitario.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes