Solo Lideres

Donato de Santis: Sabores que trascienden las fronteras

Su nombre refleja la italianidad que llevan sus recetas como sello distintivo. Desde hace una década y media, sin embargo, Donato de Santis también es un símbolo de la gastronomía argentina.

Donato de Santis tomó la decisión de radicarse en suelo argentino en 2000 y pronto comenzó a dar clases de cocina en distintos establecimientos, entre ellos el colegio de gastronomía creado por el inolvidable Gato Dumas. No era una época fácil para el país, pero pudo progresar. La popularidad le llegó a través de la televisión: sus participaciones en programas de ElGourmet.com, Utilísima y Canal 13 lo transformaron en una figura querida por el gran público.
Muchos quedaron magnetizados y sorprendidos ante el encanto del cocinero que usaba bandanas y cuyo carisma traspasaba la pantalla de manera inmediata. Pero detrás de ese joven italiano que irrumpió en la televisión a pura verborragia, ya había una trayectoria llena de éxitos que lo posicionaba como un chef de reputación internacional.

Inspirado por las vivencias de la cocina familiar…

Su nacimiento tuvo lugar en Milán, en el rico norte italiano, aunque se crió en el sur. Donato se formó en La Puglia, la región donde sus antepasados se instalaron cuando terminaba el siglo XIV. Inspirado por las vivencias de la cocina familiar, se metió de lleno en el mundo de la gastronomía siendo un adolescente, iniciándose en la Antica Osteria del Teatro de Piacenza como cocinero profesional, donde se formó junto al chef francés Georges Cogny.
Las recetas tradicionales de la cocina italiana siempre fueron su especialidad. Así logró trabajar en varios restaurantes y casas privadas de su tierra natal, siendo premiado como Mejor Cocinero Joven antes de emigrar a los Estados Unidos, un paso clave en su carrera y en su vida.
Triunfar en el enorme territorio estadounidense no es tarea sencilla, y menos para un inmigrante. Pero con capacidad y esfuerzo, De Santis logró hacerse conocer. Sus incomparables pastas deleitaron a comensales de Santa Mónica, Chicago, Los Ángeles, Miami y Hollywood, entre otras ciudades.

El cocinero de Versace y Casa Casuarina

Quien quedó absolutamente fascinado con sus platos fue el legendario Gianni Versace, quien no dudó en contratarlo como su chef personal y lo llevó a Casa Casuarina, su mansión de Miami.
Trabajando para el diseñador, Donato tuvo el desafío de conquistar a paladares acostumbrados a probar las más exquisitas delicias. Madonna, Cher, Cindy Crawford,
Michelle Pfeiffer y Mickey Rourke, entre otras estrellas, pasaron por Casa Casuarina invitadas por Versace y vivieron la grata experiencia de degustar las creaciones del cocinero italiano.
El asesinato de Versace en 1997 llevó a De Santis a un nuevo rumbo. Abrazó el budismo, tomó la decisión de marcharse de Estados Unidos y, después de varios viajes, arribó a Argentina. Ahí comenzó una nueva historia, aquella que aún escribe.

Argentina, su segunda casa

En Argentina, Donato de Santis confirmó que uno puede estar en casa aún a miles de kilómetros de su tierra natal. Se casó con Micaela, tuvo dos hijas y forjó un lazo indestructible con nuestra nación. Sin perder su cultura y su idiosincrasia, se convirtió en un embajador de la cocina italiana, pero también hizo propios sabores argentinos.
En los primeros tiempos dio clases de cocina y trabajó en el restaurante Cipriano. Después, tras atravesar un casting, llegó el éxito televisivo. También el asesoramiento a diversos establecimientos gastronómicos y compañías del sector. Dispuesto a cumplir un anhelo personal, no se conformó con seguir trabajando para otros y, de a poco, fue construyendo su propia marca.
Hoy Donato es el líder de un equipo de profesionales que ofrece servicios de consultoría y capacitación, dicta clases y seminarios, desarrolla menús paras empresas y colabora con diferentes restaurantes. Además realiza catering en eventos corporativos y hasta ofrece exclusivas cenas a puertas cerradas en Spazio Donato. Para el público en general que desea probar sus recetas, Donato creó Cucina Paradiso, un ristorantino con locales en Palermo y Belgrano que ha recibido varios premios y donde además comercializa productos gourmet.

VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SÓLO LÍDERES Nº 57 



Texto: Verónica Gudiña – Julián Pérez Porto