Solo Lideres
Wassily Kandinsky: Símbolo de Abstracción

Wassily Kandinsky: Símbolo de Abstracción

Estudió Derecho y Economía en la universidad y tomó clases de música, pero las artes plásticas siempre fueron su pasión. Luego de quedar maravillado con los cuadros de Claude Monet que observó en una exposición realizada en Moscú, decidió que quería ser pintor.

La transliteración del alfabeto cirílico ruso puede dar lugar a malentendidos. Su nombre de pila aparece escrito como Wassily, Vassily o Vasili, mientras que su apellido es mencionado como Kandinsky o Kandinski. Distintas maneras de aludir a un mismo artista a quien su talento lo hizo único e inconfundible.
Wassily Kandinsky nació en diciembre de 1866 en Moscú. Sus primeros años los pasó en la capital rusa y luego se instaló en Odesa. Criado en una familia que no tenía grandes preocupaciones económicas –su padre era un empresario de la industria del té–, podría haber encaminado su vida hacia el mundo de los negocios. Pero en Wassily habitaban ideas, sensaciones y emociones que lo alejaban de los números y de las ocupaciones más convencionales.
Sin embargo, como ocurre en innumerables ocasiones, tuvo que debatirse entre sus intereses y los mandatos familiares. La presión de sus padres explica por qué estudió Derecho y Economía en la Universidad de Moscú, graduándose con honores. Incluso, después de licenciarse, ejerció la docencia. Más allá de esta prometedora carrera profesional, Kandinsky siempre se hizo lugar para atender sus verdaderas pasiones: por eso, en su infancia y juventud, aprendió piano y violonchelo y asistió a clases de dibujo. Tal vez intuyera que, en algún momento, tendría que definir quién quería ser. Y ese día llegó en 1896.

El arte como medio de vida

Corría 1895 cuando Kandinsky, en Moscú, visitó una exposición centrada en el impresionismo que lo marcó profundamente, sobre todo por los cuadros de Claude Monet. Meses más tarde, la Universidad de Tartu le propuso sumarse a su equipo docente. Wassily analizó el ofrecimiento, pero finalmente lo desechó para dedicarse al arte a tiempo completo. La música de Richard Wagner y los postulados de la teosofía también influyeron en la elección de su nuevo camino.
Con 30 años de edad, Kandinsky viajó a Alemania y se instaló en Múnich, el principal centro artístico de la época. En la localidad alemana se incorporó a la academia de Anton Ažbe, una institución privada, y luego logró ser aceptado por la Academia de Bellas Artes local.
Las primeras pinturas del ruso fueron paisajes y obras de temática fantástica, en las cuales desarrolló diferentes experimentos técnicos. En 1901 Kandinsky estuvo entre los fundadores de Phalanx, una asociación artística que organizó numerosas exposiciones y tuvo su propia escuela, siempre enfrentando las tradiciones más conservadoras y difundiendo el trabajo de las vanguardias francesas.
El artista, luego de protagonizar muestras en distintos países y de recorrer varias naciones europeas, se radicó en Murnau am Staffelsee, una pequeña localidad bávara. En 1911, cuando ya mostraba su acercamiento a la abstracción, abandonó Phalanx y fundó Der Blaue Reiter (El Jinete Azul), un grupo expresionista que tomó su nombre de una obra del propio Kandinsky.

El estallido de la Gran Guerra

Con el inicio de la Primera Guerra Mundial, Kandinsky se alejó de Der Blaue Reiter y de Alemania. Por entonces casado con Gabriele Münter, quien fue su discípula, viajó a Suiza junto a su esposa. Meses más tarde, sin embargo, Gabriele regresó a Múnich y el pintor ruso volvió a Moscú. En 1916 formó una nueva pareja con Nina Andreevskaya y contrajo matrimonio otra vez.
Luego de la Revolución de Octubre, Kandinsky se sumó al gobierno socialista, trabajando para el Comisariado de Educación Popular en el diseño de políticas culturales y en la formación de artistas. Pero tres años después se enfrentó a los constructivistas y a los productivistas y, aprovechando una invitación, se radicó en Weimar para dar clases en la Escuela de la Bauhaus.
Con Paul Klee y otros pintores formó el conjunto llamado Die Blaue Vier, que realizó exposiciones y dictó conferencias. La persecución del nazismo a la Bauhaus lo llevó primero a Dessau, luego a Berlín y más tarde, en 1934, a dejar el territorio alemán. El nuevo destino: Neuilly-sur-Seine, en las afueras de París.
En su última década de vida, la producción artística de Wassily Kandinsky sintetizó elementos de toda su obra precedente, de acuerdo al análisis de los expertos. El 13 de diciembre de 1944, un accidente cerebrovascular puso fin a su existencia física.

 



Texto: Redacción Sólo Líderes