Solo Lideres
Rafael Moneo, el arquitecto español que conquistó Japón

Rafael Moneo, el arquitecto español que conquistó Japón

A los 80 años de edad y con una trayectoria de más de medio siglo, este creativo navarro sigue generando admiración por su trabajo. Atenta a su legado, la familia imperial japonesa le concedió el galardón artístico más importante de su tierra.

El 9 de mayo de 1937, en la ciudad de Tudela (Comunidad Foral de Navarro), nació el español Rafael Moneo. Un hombre que se graduó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid hace ya más de cinco décadas y, desde entonces, no deja de sorprender por su talento.

En su rol de arquitecto, pero también de docente, Moneo siempre consideró a los edificios como monumentos que debían mantener su actualidad más allá del paso de los años. Con esa premisa en mente desarrolló obras majestuosas como la Casa Consistorial de Logroño, el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida, las estaciones de Puerta de Atocha y Atocha-Cercanías y la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles.

Moneo también es el responsable del diseño del Palacio de Congresos y Auditorio Kursaal, que alberga el Festival de Cine de San Sebastián; de la transformación del Palacio de Villahermosa en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza; y de la ampliación del Museo del Prado. Su nombre, sin dudas, ya es una marca registrada en la cultura española.

El reconocimiento generalizado le llegó en la década de 1990, cuando ganó la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes del gobierno de España, el Premio Pritzker de Arquitectura y la Medalla de Oro de la Unión Internacional de Arquitectos, entre otros galardones. Ya en el siglo XXI, obtuvo el Premio Mies van der Rohe y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

Lejos de quedar en el olvido, su figura sigue cosechando elogios. En octubre de este año, Rafael Moneo recibió el Praemium Imperiale, la más alta distinción al arte que entrega la familia imperial de Japón. En Tokio, el arquitecto repasó su trayectoria y habló de sus proyectos. Porque, sin tener en cuenta la edad, Moneo sigue activo y pretende seguir dejando su huella con nuevos emprendimientos mientras continúa cosechando el fruto de tantos años de trabajo.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes