Solo Lideres
Mindfoodness, alimentando el cuerpo con conciencia

Mindfoodness, alimentando el cuerpo con conciencia

La voluntad de concentrarse en el presente, sin pensar en nada que vaya más allá de lo que se está haciendo en el momento, puede aplicarse a la alimentación. La idea es disfrutar cada bocado para percibirlo en todas sus dimensiones.

Durante el día solemos comer apurados, en ocasiones en un escritorio de computadora, en un medio de transporte o hasta de pie. Ya en casa, la cena es el momento de la conversación familiar o de la televisión. Y en todo momento, claro, con el celular prendido para estar en WhatsApp o consultar el Facebook.

¿Cuánta atención prestamos a la acción de comer y a los alimentos que tenemos en el plato? Seguramente muy poca. ¿Aprovechamos la ocasión para percibir y disfrutar los sabores, los aromas, las texturas…? Lo más probable es que no. Para revertir esta tendencia, hay nutricionistas y psicólogos que promueven el mindfoodness, un concepto que lleva los principios del mindfulness al terreno gastronómico.

La idea de mindfulness alude a la conciencia plena del presente: invita a involucrarse, de manera consciente, con todo lo que está pasando aquí y ahora. De esta manera, nos conectamos con el presente y dejamos de lado cualquier estímulo externo o pensamiento que no tenga que ver con lo que estamos realizando.

El mindfoodness, por lo tanto, es la alimentación consciente, disfrutando cada bocado y cada sorbo. Así se alcanza un equilibrio entre el modo de comer, el cuerpo y la mente, ya que somos conscientes de lo que comemos, por qué lo comemos y cómo lo comemos, eliminando los automatismos y el hambre psicológico o emocional.

Para desarrollar el mindfoodness, el teléfono y la TV deben quedar lejos de la mesa. Hay que comer sin prisa, masticando despacio y dándose tiempo para captar la totalidad de los sabores. Tener los cubiertos en la mano todo el tiempo no es necesario: quita la atención del acto en sí mismo.

Los impulsores del mindfoodness saben que, en el acelerado mundo de hoy, es casi imposible comer siempre con “conciencia plena”. Por eso sugieren, en principio, tratar de adoptar el hábito cuando hay tiempo libre (durante un feriado, por ejemplo). También recomiendan acercarse a estos preceptos de a poco, con algunos bocados “concientes” y luego continuar comiendo como es habitual. De forma progresiva, se puede ir adoptando una alimentación mindfoodness que maximice el disfrute de la comida.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes