Solo Lideres
Yoga durante el embarazo

Yoga durante el embarazo

La relajación, la respiración y el cuidado del cuerpo son fundamentales para que la etapa de gestación transcurra de la mejor manera tanto para la mamá como para el bebé: en este marco, el yoga se posiciona como un gran aliado de la mujer.

Cuando el test de embarazo da positivo es normal que la futura mamá sienta inseguridades, tenga dudas y hasta temores en relación a su estilo de vida. El médico, tras evaluar el estado de salud de la embarazada, es el profesional más idóneo para guiar a su paciente en relación a actividades que puede hacer y otras que debería dejar de lado para no poner en riesgo al feto.

Salvo excepciones, el yoga siempre aparece como una excelente opción para acompañar el crecimiento del bebé cuidando la mente y mimando al organismo en general. Claro que, a medida que avanzan los meses, se empiezan a dejar de lado ciertos ejercicios y se priorizan otras posturas. Quienes han practicado esta disciplina desde el primer trimestre de embarazo sostienen que los malestares fueron mínimos gracias a la tranquilidad y al alivio físico alcanzados con estas rutinas deportivas. ¿Tips para el periodo inicial? Realizar movimientos suaves, relajar el cuerpo, hidratarse con frecuencia y reducir al máximo las posturas que exigen permanecer durante varios minutos de pie a fin de evitar mareos, náuseas o desmayos.

Con la llegada del segundo trimestre pueden mantenerse los ejercicios previos, aunque conviene orientar el entrenamiento al fortalecimiento de la espalda y las piernas a fin de soportar mejor el peso, aliviar los dolores y disminuir la retención de líquidos. Para este objetivo, caminar al menos una hora por día a ritmo medio-bajo, descansando cuando haga falta, es fundamental. También se pueden incluir en la rutina pesas pequeñas y una pelota de Pilates para robustecer la musculatura interna y estirar la zona lumbar.

Ya en la instancia final, con el bebé casi listo para salir al mundo, los ejercicios de yoga más recomendables son aquellos que trabajan la cadera, la columna y la pelvis para aliviar tensiones, fortalecer los músculos y relajar cada espacio del cuerpo que ya está prácticamente listo para el momento tan esperado: el nacimiento.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes