Solo Lideres
Cúpulas y torres de Rosario: Vigías de la ciudad

Cúpulas y torres de Rosario: Vigías de la ciudad

Otra vez la ciudad se ha teñido de azul. Las flores del jacarandá inundan las calles y veredas obligándonos a levantar la mirada y descubrir las imponentes y elegantes cúpulas de Rosario.

 Antes fueron los lapachos y los palos borrachos de bellas flores rosas o blancas de las avenidas linderas al río Paraná, los que atrajeron nuestra vista hacia las cúpulas: pues ellas, desde hace años, son testigos del crecimiento de esta ciudad que por su propio esfuerzo es hoy la segunda en desarrollo económico de la Argentina. Son también sus fieles vigías ya que desde el río, desde los barrios, desde los ingresos a la ciudad, marcan presencia sin inmutarse por los nuevos desarrollos edilicios del paisaje rosarino.
Algunas, como las torres del Hospital Provincial, sobre calle Alem, son tan antiguas como el Acuerdo de San Nicolás. Otras, como la torre del Reloj, acompañaron desde sus orígenes al ferrocarril y sigue erguida y vistosa, junto a la ex estación central del FCGM, hoy, Isla de los Inventos. Esta torre con cuatro relojes en sus cuatro costados, tiene la particularidad que desde ella, se fijó la hora oficial para todo el país.
En otro punto de la urbe, en el corazón histórico de ese Rosario del novecientos que es la plaza 25 de mayo, se puede admirar la gran cúpula de la Catedral visible por su dimensión desde el medio del río y el imponente edificio del Correo con su plaza interna, y a la Municipalidad con la escalinata custodiada por dos fieles leones. Otras antiguas mansiones, como el Museo Estévez y el consulado de España, integran este grupo casi bicentenario. Pero la cúpula más notable pertenece al edificio de la Bola de Nieve. Sobre ella, adornada con inscripción circundante y aclaratoria, existen diversas conjeturas. Esa enorme bola que corona el edificio de oficinas en la esquina, ¿Evocaba, quizás la nieve que dejaron atrás en sus países, los numerosos inmigrantes europeos que llegaron aquí a hacer la América? ¿Se hermanaba con un edificio similar de otra parte del mundo? ¿O era una referencia a los comentarios que en bares y tertulias corrían como bola de nieve?
Y si nos referimos a la inmigración, la de los españoles e italianos fueron las más numerosas. Consideremos el Club Español, sito en calle Rioja, cuyo majestuoso frente anuncia la riqueza interior. Tanto en su exterior como en su interior, la institución asombra por su bella cúpula interior, sus vitrales y la majestuosa escalera central. Y la Asociación Española de Socorros Mutuos en la calle Entre Ríos, que fuera la segunda en el continente y la primera asociación de seguros del país
En otro sector de la ciudad, alrededor de la plaza San Martin, se levantan dos construcciones edilicias de grandes dimensiones que bien podrían considerarse “discordantes” por sus diferentes estilos pero que gracias a la mencionada plaza, no entran en conflicto. Una es la sede del gobierno de la provincia de Santa Fe en Rosario, antes Jefatura de Policía. El edificio en tres niveles ocupa una manzana y evoca el sólido estilo alemán. La formidable cuadriga de caballos que remata la entrada principal sobre calle Santa Fe, es muy similar a la famosa Puerta de Brandeburgo, ícono de Berlín, la capital alemana. En franco contraste y por calle Moreno se destaca el Antiguo Palacio de Justicia, que fuera también Museo Gallardo, y que integra la manzana “ilustrada ” de Rosario junto a la actual Facultad de Derecho y la Escuela Normal Nro.2.
Quién haya ido a Paris no puede dejar de reconocer su similitud con los grandes monumentos parisinos y su delicada belleza. Fue el empresario Juan Canals quién a cambio de treinta años de rentas, se ofreció a costearlo y levantó este edificio, orgullo de la ciudad y declarado Monumento Histórico Nacional.
Pero la magia de las Cúpulas surge incontrolable en el cruce de Corrientes y Córdoba. Allí, los edificios de la Bolsa de Comercio, de la Inmobiliaria, de la Agrícola, y de la hoy confitería Augustus, junto a las enormes esculturas que rematan el Palacio Minetti, rivalizan en cúpulas de bellezas dispares. Resume también este lugar mágico, el carácter de la ciudad, con las alegóricas representaciones de dichas cúpulas a la riqueza agrícola -ganadera, bursátil, comercial, cultural y empresarial de Rosario.

 

VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SÓLO LÍDERES Nº 68
 



Texto: Cristina Goytia

Fotos: Bambi García