Solo Lideres
Helado a la plancha, de Tailandia al mundo

Helado a la plancha, de Tailandia al mundo

Los I-tim Pad no son nuevos y varios pa铆ses luchan por ser reconocidos como sus naciones de origen, pero lo cierto es que, desde que inundan las redes sociales, estos helados fritos presentados en rollitos provocan fascinaci贸n mundial.

El sudeste asiático vio nacer al original postre que sorprende por modificar la idea de que el helado se presenta solamente en potes, palitos, cucuruchos o tulipas. Algunos dicen que la delicia fría más interesante del momento surgió en Filipinas y otros le atribuyen el mérito a Corea, pero la mayoría de los conocedores de este manjar dulce aseguran que el I-tim Pad, tal como se ha bautizado a esta preparación, se creó en Tailandia, donde es posible conseguirlo en puestos ambulantes y locales gastronómicos. Desde allí comenzaron a traspasar las fronteras, logrando cautivar a consumidores de Nueva York, Miami, Londres y París en un primer momento y, desde hace un tiempo, al público mexicano, brasileño y argentino.

Para resumir la esencia de este producto que está cautivando a chicos y grandes, se los define como helados a la plancha que se elaboran a 30 o 40 grados bajo cero y se ofrecen enrollados. Valiéndose de una tentadora variedad de productos frescos que incluye desde leche y salsas hasta chocolates, galletitas, bombones y frutas, los creadores de esta experiencia helada a base de crema preparan en escasos minutos, y siempre frente a los ojos del cliente sobre una placa congelada, rollitos personalizados en función de las preferencias de cada uno.

Publicar una imagen o un material audiovisual que se centre en la elaboración de este postre exótico conduce al éxito seguro debido a la excelente repercusión que logra este invento no solamente por el curioso proceso del cual surge sino también por sus colores y la manera de ser exhibido.

Aunque su expansión más allá de las fronteras permite suponer que el sabor está convenciendo a multitudes, el helado a la plancha no deja de sumar popularidad en diferentes puntos del planeta por el asombro que provoca desde su nombre y la tentación que genera luciéndose en imágenes repletas de coloridos rollitos congelados.
 



Texto: Redacci贸n S贸lo L铆deres