Solo Lideres
Rio de Janeiro: Maravillosa historia

Rio de Janeiro: Maravillosa historia

Brasil, nación de América del Sur con larga tradición cultural y deportiva, atesora en su territorio una ciudad que late, vibra y está en constante evolución. En suelo carioca hay pasado, presente y futuro porque existe un gran camino recorrido, una fructuosa actualidad y razones para imaginar un valioso porvenir.

Resulta injusto enumerar los atractivos de esta “Cidade Maravilhosa” de clima tropical, llena de palmeras con cocoteros y un pueblo festivo, porque todo adjetivo es insuficiente para describir la experiencia de disfrutar Río de Janeiro. Todo Brasil es escenario de notables creativos, entre quienes se encuentran personalidades como el emblemático arquitecto Oscar Niemeyer, diseñador de su actual capital, Brasilia; los músicos y compositores Milton Nascimento y João Gilberto; el futbolista Ronaldo; el escritor Paulo Coelho y el actor Caua Reymond. No podemos dejar de nombrar a Toquinho, María Creuza, Roberto Carlos, y tantos eximios cantautores. Y qué decir del novelista Jorge Amado y la genial escritora Clarice Lispector con sus cuentos inolvidables, Mario de Andrade y João Gimarâes Rosa…

Garota de Ipanema

Cabe destacar también al inolvidable escritor y poeta Vinicius de Moraes, y al músico Tom Jobim, compositor junto con Vinicius de la enigmática “Garota de Ipanema”, la célebre melodía que eternizó a estos dos grandes artistas y por supuesto, a la moza del bar, su inspiradora y musa; fue maravilloso sentarnos a tomar un café allí, en el mismo lugar que los encontró pergeñando esa canción.
El emblemático bar, situado en pleno corazón de Río, lleva el nombre de Vinicius y se encuentra emplazado a muy pocos pasos de la playa de Ipanema, la de arenas blancas, las mismas que Tom Jobim y Vinicius perpetuaron en letra y música bohemia.
En 1965, ambos le confesaron a Helô Pinheiro, la bella moza, cuyo verdadero nombre es Heloísa, que ella había sido por su enorme belleza y sensualidad, la inspiradora de esa canción. Cuando se casó, Tom Jobim y su esposa Teresa fueron los padrinos de la boda. Nada hacía suponer por entonces, la trascendencia internacional que tendrían esas notas musicales y esos fragmentos poéticos que estos dos genios supieron inmortalizar.
Lo cierto es que, en nuestro viaje soñado, la suma de esos momentos enriquecedores creó una felicidad inmensa en nuestra alma, vislumbrando a un pueblo alegre y gentil. Y si evaluamos la realidad global de este país anclando nuestra visual en Río de Janeiro, no tardaremos en deducir que esta bella ciudad brasileña atraviesa unos años intensos por ser escenario de eventos que le otorgan gran visibilidad internacional y un protagonismo único en su país. No olvidemos que en el año 2016 será centro de los Juegos Olímpicos.

Un Río de sorpresas…

Durante 2014, Río tuvo el privilegio de ser una de las sedes de la Copa Mundial de la FIFA. Imposible dejar de pensar en el imponente estadio Maracaná, cuyas instalaciones fueron testigo de las expectativas, los nervios, los sinsabores y las alegrías que se vivieron durante la final, cuando Argentina y Alemania jugaron el partido decisivo para conocer a quien sería el nuevo campeón. A pesar de la gran afluencia de turistas, la mayoría pudo dar fe de la cortesía, el espíritu hospitalario y la alegría innata del pueblo brasileño.

Escenario de ficción y tierra de atractivos reales

A lo largo de la Historia, Río de Janeiro ha multiplicado su popularidad gracias a postales de viajeros, noticias con repercusión internacional, documentales televisivos y películas rodadas en esta ciudad.
Una de las propuestas que más trascendencia tuvo en los últimos años fue “Ciudad de Dios”, un filme dirigido por Fernando Meirelles que está ambientado en una de las favelas de la región. “Vinicius”, por su parte, es un trabajo documental a cargo de Miguel Faria Junior que invita a espectadores de todas las nacionalidades a repasar la historia del poeta e intérprete carioca. “Rápido y furioso 5”, propuesta imperdible para los amantes de la velocidad sobre ruedas y “Amanecer”, de la exitosa saga “Crepúsculo”, son otras de las producciones que han encontrado inspiración y escenarios vistosos en territorio carioca.
Y para que los más pequeños de la familia también puedan descubrir la ciudad desde edad temprana, el séptimo arte dio lugar a “Río”, una película de animación impulsada por Blue Sky Studios y 20th Century Fox.
Más allá de la ficción y las imágenes captadas por una cámara, cada paso real dado en Río de Janeiro acerca a visitantes y vecinos a senderos misteriosos, sitios emblemáticos, espacios donde “la alegría no es sólo brasilera” y caminos que vale la pena desandar.

El Cristo Redentor, El Pan de Azúcar, El Jardín Botánico,
El Parque Nacional de la Tijuca…

Río de Janeiro, simplemente, se vive, se palpita, se percibe con todos los sentidos. Incluir en una hoja de ruta la visita al famoso sambódromo, por ejemplo, no reproduce la emoción que se siente al disfrutar el pintoresco y vertiginoso carnaval de Río. Tampoco localizar en un mapa al Jardín Botánico, con su magnífico abanico de orquídeas de todos los colores, consigue transmitir las sensaciones que se experimentan al encontrar una ciudad con corazón verde gracias a la selva que la naturaleza le ha obsequiado. Por ello decidimos meternos en las entrañas de esa selva tupida y extraña, que se encuentra, como dijimos, en medio de la ciudad. Un recorrido de cuatro horas en jeep nos permitió palpitar el zigzagueo de nuestro vehículo, inhalando el aire fresco del Parque Nacional de la Tijuca, ese colosal pulmón verde entramado en el centro neurálgico de una urbe inmensa.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes