Solo Lideres
Hoteles para instagramers con mayordomo-fotógrafo

Hoteles para instagramers con mayordomo-fotógrafo

El Royal Hideaway Playacar de Playa del Carmen y el Conrad Maldives Rangali de las Islas Maldivas cuentan con personal cuya función es brindar asesoramiento a los huéspedes sobre cómo lograr las mejores fotos para compartir en la Web.

 Hoy ninguna experiencia parece completa si no se plasma en las redes sociales. Ya quedó muy lejos la época donde, para disfrutar las fotos de las vacaciones, había que regresar a casa, llevar el rollo a revelar y recién varios días después, mostrarles las imágenes a los familiares y amigos en vivo y en directo. Ahora todo pasa en el momento y ante los ojos del mundo gracias a Internet. Para algunos, de hecho, un viaje carece de sentido si no se lo puede compartir en Instagram en tiempo real.

Atentos a esa intención de los viajeros más adeptos a la tecnología, algunos hoteles están comenzando a implementar la figura del mayordomo-fotógrafo. Se trata de un empleado que se dedica a acompañar al turista en distintos momentos para retratarlo mientras disfruta o para asesorarlo sobre dónde obtener las mejores tomas. El material, por supuesto, queda disponible para subirlo inmediatamente al perfil online.

El Royal Hideaway Playacar de Playa del Carmen, en México, cuenta con el servicio de Instagram-butler. Este especialista se convierte en guía y fotógrafo, llevando al huésped a los escenarios más pintorescos de la región y ofreciendo consejos para lograr composiciones ideales.

El objetivo del Royal Hideaway Playacar es que los turistas tengan la tranquilidad de no perderse ningún lugar “instagrameable”, ya que el experto se encargará de indicarle qué sitios no pueden faltar en el álbum digital.

En el Conrad Maldives Rangali ofrecen una asesoría similar. El mayordomo de Instagram brinda tips sobre los horarios adecuados para las fotos según la localización y sugiere los paisajes más fotogénicos. Este resort organiza itinerarios de 1, 3 y 5 horas para que el viajero se meta de lleno en los encantos locales y, claro, los inmortalice con su cámara.

¿Se trata de un servicio útil o solo de esnobismo? Queda en cada uno la valoración y el eventual aprovechamiento de la posibilidad que brindan estos mayordomos del siglo XXI. Pero no está de más recordar la importancia de disfrutar el momento, sin pensar tanto en la captura de la foto ni en los “Me Gusta” posteriores.



Texto: Redacción Sólo Líderes