Solo Lideres

Recife y Olinda: Maravillas de Pernambuco

Hay viajes que se disfrutan de manera intensa y que una vez en casa, quedan guardados entre los tesoros más preciados de la memoria. Eso nos ocurrió con nuestra visita a Recife y a Olinda, dos destinos mágicos del estado brasileño de Pernambuco que tuvimos la oportunidad de conocer en profundidad gracias al cálido y atento acompañamiento de los guías de Luck Receptivo.

Las playas soñadas, la cultura vibrante y la rica historia del noreste de Brasil, estimularon nuestros sentidos y nos generaron un sinfín de emociones.

Llegamos a Recife procedentes de Porto de Galinhas, otra hermosa localidad de la nación vecina de la mano de los profesionales de Luck Receptivo, quienes de inmediato nos invitaron a sumergirnos en el fascinante entorno de la capital de Pernambuco.
Recife está considerada como la puerta de entrada a la Región Nordeste, fue fundada en 1537 por los portugueses y estuvo más de dos décadas bajo dominio holandés en el siglo XVII, hasta que la llamada insurrección pernambucana expulsó a los neerlandeses.
Mencionada actualmente como “la Capital de la Creatividad”, Recife dispone de un Puerto Digital que está considerado como el centro tecnológico más importante de la zona al ser un barrio con una gran cantidad de compañías que apuestan por la innovación. El Aeropuerto Internacional de Guararapes, Gilberto Freyre, que opera numerosos vuelos nacionales e internacionales, es un factor clave a la hora de la facilitar los negocios, mientras que el Centro de Convenciones de Pernambuco contribuye al fomento del turismo de eventos. Recife también es un polo médico y gastronómico y un clásico del buceo en naufragios al contar con más de cuarenta embarcaciones sumergidas.
Al llegar, el mar de aguas cálidas y el sol constante enseguida emergen como grandes atractivos de esta ciudad que supera el millón y medio de habitantes, pero hay mucho más. Apenas unos instantes en sus calles son suficientes para descubrir una vida cultural de enorme intensidad, con raíces antiguas y un presente vigoroso.

El Frevo, ritmo hipnótico: Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Cuna de escritores, artistas, poetas y músicos, Recife se destaca por la diversidad cultural. Pero es el frevo el que mejor traduce los atractivos culturales que la ciudad tiene para ofrecer al mundo. Son muchas las postales musicales de la ciudad, como el Maracatu, los Caboclinhos, el Coco de rueda, la Ciranda y el contemporáneo Manguebeat. La celebración mayor de la cultura popular ocurre en el Carnaval de Recife, cuando desfila el Gallo de la Madrugada, el mayor bloque carnavalesco del mundo, reconocido hasta en el libro Guiness.

La ciudad tiene un rico y prestigioso ciclo festivo a lo largo de todo el año, con fuerte vocación para las fiestas callejeras, donde todo el mundo juega y se integra y, donde el frevo, resume buena parte de ese calendario. Además de promover una de las mayores fiestas de Carnaval del país, con polos dispersos por toda la ciudad y cientos de atracciones gratuitas, la ciudad no espera a febrero para desatar la alegría.
El frevo forma parte de la esencia de Pernambuco. Se trata de una música y danza que la Unesco reconoce como “Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”. Aunque copa las calles en épocas de carnaval, todos los primeros domingos de cada mes, se destaca el frevo en el Recife Antiguo, con una orquesta, que va tocando y se van uniendo a su paso centenares de pasistas de forma espontánea.
Recorrer el Paço do Frevo es la mejor manera de acercarse a este ritmo. En este recinto que cuenta con cuatro espacios de exposición pudimos apreciar muestras fotográficas y asistir a proyecciones audiovisuales muy enriquecedoras. En el lugar, situado frente a la Plaza del Arsenal, también funcionan una escuela de danza y otra de música y un centro de documentación e investigación.
El frevo no es el único rasgo distintivo del carnaval local, que se extiende durante cinco días en una enorme celebración popular. Los muñecos gigantes que le aportan colorido a los desfiles son parte de la fisonomía de esta zona y brillan en la llamada Embajada de Pernambuco. No hay que buscar en ella una misión diplomática del estado: en este sitio las protagonistas son las figuras de gran tamaño llenas de magia y encanto. La pintoresca exhibición permanente de más de sesenta muñecos, que incluye representaciones de Pelé, Ayrton Senna, Rita Lee, Neymar, Michael Jackson y hasta el papa Francisco, nos cautivó. La visita guiada nos permitió interiorizarnos sobre el origen de esta tradición, el proceso de confección de las marionetas y las formas de manipulación para que se muevan con coordinación y gracia.

El arte como motor en el Instituto Ricardo Brennand

Las expresiones artísticas se suceden a cada paso en Recife. Cerca del Paço do Frevo se encuentra el Centro Cultural Cais do Sertão, especializado en la cultura sertaneja. En él aprendimos sobre la trayectoria y la obra de Luiz Gonzaga, un destacado compositor y cantante que es conocido como el “Rey del Baião”, y sobre la vida en el sertón, tal como se denomina al interior seco de la Región Nordeste.
Los expertos de Luck Receptivo, en su afán de mostrarnos lo mejor de Recife, también nos acompañaron al Instituto Ricardo Brennand, uno de los museos más importantes de Latinoamérica. Fue fundado en 2002 para salvaguardar el acervo de la colección particular de Ricardo Coimbra de Almeida Brennand, un industrial pernambucano.
La infraestructura del Instituto Ricardo Brennand, que se halla rodeado de una reserva de selva atlántica protegida, incluye al Museo Castelo de San Juan, un jardín de esculturas, una pinacoteca, un auditorio, una biblioteca y una galería para muestras temporales. El Museo Castelo de San Juan nos fascinó: atesora más de 3.000 armas medievales, entre espadas, cuchillos, dagas y armaduras. Además cuenta con obras de arte, muebles góticos y otras piezas de incalculable valor.
La pinacoteca es otro lujo del Instituto Ricardo Brennand. Está equipada con la tecnología más avanzada para la preservación de los trabajos, controlando la humedad, la luminosidad y la temperatura con rigurosidad. En sus salas se exhibe la mayor colección internacional de cuadros de Frans Post, un pintor barroco del siglo XVII que es señalado como el primer europeo que retrató paisajes sudamericanos. Pernambuco subyugó a este genio neerlandés que plasmó su visión de manera magistral sobre los lienzos.

Sol, arena y mar en el nordeste brasileño

Como es habitual en todo el territorio brasileño, sobre todo en la Región Nordeste, los atractivos naturales son numerosos en Recife. La playa de Boa Viagem, con siete kilómetros de costa y una extensa franja de arrecifes, constituye la postal más famosa de la ciudad. No hay visitante que se resista a relajarse en las piscinas naturales de aguas cálidas y transparentes que se forman con la marea baja.
Para que nadie se quede sin disfrutar de Boa Viagem y otras playas de Pernambuco, existe una iniciativa bautizada como “Playa sin barreras”. Este proyecto, impulsado por las autoridades turísticas estatales desde 2003, permite que chicos y grandes con movilidad reducida puedan hacer uso de sillas de ruedas anfibias y cuenten con el apoyo de profesionales especializados para ingresar al mar de manera asistida. Las cifras indican que más de diez mil personas ya aprovecharon esta valiosa asistencia que contribuye a la inclusión.
VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SÓLO LÍDERES Nº 71 



Texto: Redacción Sólo Líderes

Fotos: Paloma Amorím, Gabriel Sperandio, Ricardo Hossoe, Pollyana FMS, Patrick Altmann, Sol Puquério, Philippe Cohat, Ytallo Barretto, Mario Rodrígues, Secretaría de Turismo y Deportes de Recife. Gentilezas: Restaurantes Castelus y Pobre Juan, y Hoteles Sheraton