Solo Lideres
Terapia con perros, una herramienta que cambia la vida

Terapia con perros, una herramienta que cambia la vida

La compañía canina es positiva y recomendable a toda edad. Y confiar en el poder de estos animales para guiar, acompañar y estimular es una apuesta que vale la pena por la gran cantidad de beneficios que genera.

 La calidad de vida humana mejora considerablemente cuando hay un perro en el hogar o presencia canina en el sitio donde alguien se encuentra internado. Esta especie tiene la capacidad de reconocer las emociones de las personas: por eso los canes suelen acercarse al amo para consolarlo cuando advierten su tristeza, por ejemplo.

En los más pequeños, el contacto cotidiano con estas mascotas exalta su vitalidad, dándoles incentivos para saltar, correr y mantenerse en movimiento, actividades que contribuyen a su desarrollo corporal y los mantienen alejados de hábitos sedentarios o adictivos, como la dependencia al televisor, al celular o a la computadora. Cuidar a un perro también los lleva a ganar confianza y a incrementar su autoestima ya que los chicos van descubriendo la importancia de ser responsables y comprueban que son capaces de cumplir con éxito tareas como sacarlo a pasear con correa, peinarlo para que el pelo no tenga nudos, reponerle el agua o darle alimento. Los ejemplares de compañía también son fuentes de energía, alegría y afecto para gente de la tercera edad.

Los perros son criaturas tan maravillosas que son útiles asimismo para múltiples terapias. Abundan las experiencias satisfactorias cuando alguien con trastorno del espectro autista comienza a convivir con un can de asistencia ya que este ser de cuatro patas está preparado para cuidarlo, mejorar su comunicación con el entorno que lo rodea y minimizar sus niveles de ansiedad. También hay mascotas entrenadas para auxiliar a individuos que sufren depresión o picos de estrés, así como existen en el mundo una gran cantidad de compañeros caninos que hacen un excelente trabajo al acompañar a quienes están atravesando un proceso oncológico por proporcionarles asistencia emocional.

Por lo general, la canoterapia contempla el trabajo de razas como Golden Retriever o Labrador, ya que carecen de agresividad y evidencian una paciencia infinita, pero hay ejemplares de diversas castas en esta noble tarea. Con ellos, a juzgar por los resultados de incontables pruebas y experiencias, se pueden lograr objetivos tanto médicos como del ámbito educativo.



Texto: Redacción Sólo Líderes