Solo Lideres
El Soho tiene Rey

El Soho tiene Rey

Es en Septiembre de 2012 que abre por primera vez sus puertas Rey de Copas, un espacio ideado desde sus orígenes para combinar un ambiente único que fusiona las diversas artes y elementos culturales del mundo, obras de Sebastián Páez Vilaro, quien dio vida y forma al lugar, y obras variadas de su padre Carlos Páez Vilaro, artista de gran impronta a nivel mundial, de quien también se tomaron influencias arquitectónicas que hacen a los espacios del lugar tan particulares.

Si bien desde sus inicios el lado artístico fue fundamental y el ambiente un referente del lugar, también lo fue la gastronomía. Más particularmente su inclinación a la buena cocteleria y los sabores tanto exóticos como populares, que completan la experiencia junto a la cocina que lo acompaña.

La diversidad y confluencia cultural de la puesta en el espacio de los objetos y obras que visten sus ambientes tienen que ver con la curiosidad de Sebastián desde temprana edad hacia los símbolos y antigüedades provenientes de diversas partes del mundo.

No es casual sin embargo su interés por las culturas de otros continentes; desde joven Carlos también fue un ávido viajante, explorador e investigador de las realidades y culturas de otros pueblos lejanos en el globo, así como aledaños rioplatenses y del continente que habitamos.

A través de los años que lleva recibiendo visitantes y amigos, Rey de Copas ha mutado y se mantiene en constante cambio, como si tuviera vida propia. De igual manera hay emblemas que lo identifican y permanecen desde el inicio por su valor simbólico e impacto en el espacio.

Las obras en bronce y cobre repujados de Sebastián, técnica que adopto desde joven como método principal creativo, y los objetos y obras de Carlos de diferentes momentos en su vida artistica, se mantienen como simbolo particular e inamovible en el lugar, sosteniendo siempre el legado y renovando los conceptos con el mismo cuidado.

Dentro de las obras que podemos apreciar de Carlos se encuentran algunos frescos contemporáneos, collages en vidrieras de los 70`s de su época surrealista, tablones tallados del año 62`en su paso por el continente africano, y objetos realizados con chatarra o metales, así como la propia impronta de los mobiliarios que se desprenden de las paredes, una clara referencia a sus tendencias arquitectónicas en Casapueblo y otras construcciones.

El collage que deriva de este ambiente con la propuesta gastronómica es lo que hace a Rey de Copas un lugar tan particular. Se suma a la puesta la diversidad de ambientes que se prestan a diversas propuestas y experiencias. Entre ellos podemos apreciar diversas características:


Salón Principal

En el salón principal se destaca el gran mural que viste el fondo del salón y la barra, mural realizado en repujado en bronce y cobre, realizado por Sebastián, que se identifica normalmente con simbologías y estéticas tanto africanas como de culturas ancestrales. La barra misma está confeccionada con antiguos durmientes de ferrocarril reciclados y vestida con cerámicos “pas de caláis”, provenientes de Paris, las mismas que decoran aun los espacios y paredes en Casapueblo.

En este espacio podemos observar desplegados en las paredes diversos objetos y antigüedades que hacen que culturas de diversos continentes se vean como provenientes de un solo lugar, recurriendo a lo que las enlaza. Desde mascaras africanas, orientales y norteñas, pequeñas esculturas de maderas de Santos talladas en el Paraguay, posicionadas en nichos incrustados en las paredes, bibliotecas llenas de pasado y todo un mundo en detalles para descubrir. Cada vez que se pasa por el lugar se pueden descubrir nuevos detalles.

Esa puesta es una obra maestra en sí, que ha logrado Sebastián a la hora de elegir como combinar las piezas y elementos culturales de gran valor histórico en todos los espacios del lugar.

 

Terraza

Otro espacio que destaca y es favorito para muchos de los habituales visitantes, es la terraza.

Inaugurada un año y medio después, y al día de hoy uno de los espacios que se mantiene también en cambio constante, la terraza del bar es un favorito de quienes nos visitan. En ella se encuentran plasmados con la misma estética aunque en un estilo más selvático, otros objetos y obras del estilo.

Podemos encontrar estatuas zodiacales de la cultura china posicionadas en nichos de ambos lados de la barra, que ofrece por cierto la misma carta y diversidad en cocteles y atención.


Los elementos orientales predominan en este sector, destacando las cortinas enhebradas con objetos que hacen referencia al horóscopo chino, simbología y el mismo Kama Sutra retratado en pequeñas piezas.

Un imponente altar al mar creado a partir de un bote que alguna vez fue herramienta de trabajo de familias de pescadores, se transforma en biblioteca y nuevamente alberga para quienes quieren literatura diversa y símbolos y esculturas que hacen referencia al mar.

Los tablones tallados de Carlos Páez Vilaro ubicados en el fondo de barra de la terraza son reliquias que se mantienen para contar escenas de la vida cotidiana de los pueblos africanos, que bien pudo observar en su larga estadía en el continente.

La ambientación, estética y comodidad en los sectores que propone la terraza hacen de esta un lugar de elección primaria para los meses cálidos, aunque no deja de ser concurrida en invierno gracias a estar bien climatizada.

 

Patio del Rey

En el recientemente renovado patio, un sector que se encuentra en los primeros metros al ingresar al bar, se pueden observar en la nueva barra de cervezas artesanales, las imponentes columnas y molduras provenientes de Malasia y alrededores.

Manteniendo un espacio más informal y relajado, el patio está compuesto por mesas al estilo barra, hechas en su mayoría con antiguas mesas de trabajo de carpintería, que guardan a su vez la historia personal de todos los momentos transcurridos en su historia.

Se destaca en este sentido, ubicada en el centro del patio, una antigua e imponente sierra “sinfín”, fabricada en argentina hace muchos años, que se ha convertido en una de las mesas más curiosas y favoritas en este sector.

A todo esto acompañan faroles antiguos de plazas regionales, intervenidos por Sebastián, biombos orientales que visten las paredes del patio y otras curiosidades que la integran con el lugar.

Estos tres espacios conforman la totalidad de un lugar que al día de hoy se sostiene en su concepto gastronómico y no deja de fortalecer su estrecha y amplia relación con el arte y la cultura. Pasado, presente y futuro se ven en un mismo plano a la hora de disfrutar este espacio tan ecléctico, que tiene como principal objeto dar una experiencia diferente y amena a quien lo visita, así como mantener vivos los legados de un grande como Carlos Páez Vilaro, y construir hacia adelante a partir de lo que se tiene a la mano, con el aporte e integración de los nuevos artistas y quienes día a día generan su contribución al crecimiento del espacio. 



Texto: Gentileza Luciana Salaun