Solo Lideres
Electrofitness: claves para un entrenamiento seguro

Electrofitness: claves para un entrenamiento seguro

En los últimos años, numerosos famosos aseguraron que su secreto para estar en forma sin esfuerzo era la estimulación eléctrica muscular, un método que se puso de moda pero que puede llegar a ser muy perjudicial para la salud.

Gianinna Maradona, Alejandra Maglietti, Silvina Luna, Malena Guinzburg y Ximena Capristo son algunas de las argentinas que, años atrás, decidieron modelar y tonificar su figura a partir de una técnica de entrenamiento que supone el uso de un traje ajustado para que los músculos reciban una electroestimulación y se ejerciten de manera simultánea.

A medida que fue aumentando la popularidad internacional del electrofitness, tal como se conoce a este método que también fue adoptado por cientos de futbolistas, cada vez más gente empezó a interesarse por esta actividad y, en función de la fuerte demanda, creció exponencialmente el número de gimnasios donde las descargas eléctricas se pusieron al servicio de la estimulación muscular.

El entusiasmo por la novedad y por la posibilidad de tener el cuerpo soñado prácticamente sin esfuerzo hizo que el asesoramiento profesional fallara y que quedaran en segundo plano las contraindicaciones. La preocupación, las dudas y los temores de la gente así como las críticas de expertos en metabolismo y prácticas deportivas salieron a la luz cuando, tras someterse a una rutina de electrofitness, una joven fue diagnosticada en la provincia de San Juan con rabdomiólisis. El exceso en el entrenamiento descompensó su organismo y obligó a internarla a raíz de la parálisis de extremidades y dolores agudos, entre otros problemas.
Instructores, médicos y especialistas de diferentes áreas aprovecharon esta noticia para concientizar a la población sobre la importancia de hacerse chequeos de salud y no sobreexigir al cuerpo. Aún cuando alguien esté en óptimas condiciones, un entrenamiento de alta intensidad puede resultar riesgoso.

Los detractores de este sistema criticaron asimismo el diseño de la indumentaria ya que la electroestimulación que propone altera al corazón y expone al usuario a trastornos cardíacos. Las embarazadas, los epilépticos, los diabéticos y aquellos que presentan cardiopatías o patologías de orden renal, neurológico o articular, insisten aquellos que están preocupados por el boom del electrofitness, no deberían elegir esta clase de técnicas.

En definitiva, siempre es importante priorizar el bienestar y, antes de confiar en procedimientos, disciplinas o productos que se ponen de moda, conviene averiguar los pro y las contras, determinar si se reúnen las condiciones para exponerse al método y minimizar toda clase de riesgos con información, acompañamiento profesional y servicios de buena calidad.
 



Texto: Redacción Sólo Líderes