Solo Lideres
Glamping, una forma de viajar que sigue creciendo

Glamping, una forma de viajar que sigue creciendo

Cuando el glamour y el camping se dan la mano, nace el glamping. Una modalidad de viaje que consiste en acampar, pero en condiciones similares a las que pueden encontrarse en un hotel de lujo.

Para muchas personas, la chance de ir de camping queda descartada debido a las escasas comodidades que implica dormir en una carpa o en un refugio rústico. Sin embargo, existe la posibilidad de acampar y, simultáneamente, disfrutar el mismo confort que ofrecen los mejores establecimientos hoteleros del mundo.

El glamping es la versión sofisticada de los campamentos de antaño. La idea es estar en contacto con la naturaleza, pero sin resignar bienestar. Por eso en esta alternativa de alojamiento no faltan la cama ni el baño privado, por ejemplo.

La esencia del glamping radica en el respeto por el medio ambiente. El viajero puede descubrir los encantos naturales de la zona y estar cómodo, siempre en sintonía con el medio ambiente que lo rodea. Por eso el glamping recurre a los materiales orgánicos como la madera, el bambú, la paja o el lino. Muchas veces también utiliza energías renovables para minimizar su impacto ambiental y apela al reciclaje.

A su vez el glamping fomenta el turismo activo. Andar en bicicleta, hacer trekking, escalar y practicar rafting son algunas de las actividades que suelen incluirse en la oferta de este tipo de viajes.

A la hora de pernoctar, el glamping contempla tiendas de campaña, contenedores, domos y otros recursos. Por lo general no faltan la piscina, el jacuzzi ni el spa; tampoco el servicio de mucama y limpieza y el suministro de ropa blanca.

Mientras crece a nivel mundial, el glamping también pisa fuerte en Argentina. En puntos cercanos a localidades como El Chaltén (Santa Cruz), Malargüe (Mendoza) y Nono (Córdoba), por ejemplo, hay emprendimientos de esta clase. Incluso es posible acampar con glamour en el interior del Parque Nacional Los Alerces o en la base del cerro Uritorco.

Más allá de la multiplicidad de lugares a lo largo y ancho del país, una opción de glamping que sobresale por su originalidad se encuentra en Pinamar. Allí, en el medio del bosque, aparece una galería de arte diseñada por Clorindo Testa que, desde hace varios años, brinda alojamiento en containers reconvertidos en departamentos sustentables. Sin dudas, una experiencia singular.

 



Texto: Redacción Sólo Líderes