Solo Lideres
Mayordomos modernos: Private Butlers

Mayordomos modernos: Private Butlers

Cuando Licio Turner comenzó a desempeñarse como mayordomo privado hace dieciocho años, no tenía idea respecto a la trascendencia de su profesión. Sin embargo, hay miles de mayordomos trabajando hoy en día en casas particulares, hoteles de lujo y resorts que se parecen un poco a aquellos retratados en la serie de televisión “Downton Abbey” o en películas de época como “Gosford Park”.

En vez de pulir la plata de sus vajillas o saludar a los invitados, el mayordomo moderno, o como Licio prefiere ser llamado, “prívate butler”, brinda asesoramiento en decisiones importantes de negocios, elige el jet privado que mejor se encuadra en el perfil de su cliente y es el responsable de orquestar eventos espectaculares.

“Aquello que nos pidan, podemos conseguirlo para nuestros clientes”, dice Licio Turner, el mayordomo moderno internacional con quien tuvimos el placer de conversar en Brasil donde hoy se encuentra desarrollando su profesión: “Mientras no sea ilegal o inmoral, aunque sea difícil, vamos a satisfacer a aquellos que solicitan de nuestros servicios”, nos manifestó Licio con total convicción.

Él y su talentoso equipo, participaron en los más sorprendentes pedidos de bodas, adornaron las más bellas suites presidenciales del mundo para ocasiones especiales, asistieron a íconos de la moda internacional como Karl Lagerfeld y Oscar de la Renta, participaron en la rutina diaria de celebridades como John Travolta, Britney Spears, Madonna, Laura Pausini, Gwen Stefani, Mariah Carey y George W. Bush, entre otros, y ejercieron su servicio como una especie de asistente personal para clientes millonarios. Los prívates butlers también atienden a los huéspedes más exclusivos de hoteles como Ritz Carlton, Ritz London, Four Seasons y otros establecimientos de lujo.
Muchos de los mayordomos privados prefieren un título más amplio –gerente general o gerente de hospitalidad– que encaja en el campo llamado servicio privado o exclusivo, trabajando en mansiones u hoteles lujosos y en casas que son de veinte a veinticinco veces más grandes que las viviendas tradicionales americanas. La labor puede variar bastante, dependiendo del hotel, del cliente y de la familia, y teniendo en cuenta factores como la cantidad de residencias y el estilo de vida.

La clave del éxito

Licio Turner comenzó como prívate butler por accidente después de haber trabajado en innumerables hoteles de lujo, tras recibir una llamada desde Miami. Su futuro jefe, un abogado de éxito en los Estados Unidos que había adquirido recientemente el Penthouse A del Setai Hotel por 32 millones de dólares, le dijo: “Necesito una persona como usted para cuidar de mis negocios. Aprenderá de las personas con las que trabaja acerca de definición de metas, gestión de tiempo, gestión de dinero…. Lo espero”, concluyó.
Nuestro mayordomo moderno, comprendió rápidamente que su función exigía la capacidad de manejar muchos proyectos de forma simultánea. “El trabajo es mucho más intenso en términos de multitarea y tecnologías inteligentes”, afirma Licio, quien hoy reside en la ciudad brasileña de Porto de Galinhas y actúa como gerente general de Servicios Exclusivos del Porto de Galinhas Praia Hotel.

“En el mundo corporativo, uno se esfuerza por el reconocimiento. En el mundo del servicio privado, su objetivo es la invisibilidad”, subraya. “Cuando las cosas van muy bien y no te perciben, tienes éxito, explica. Los mayordomos exitosos ganan salarios considerables, además de disfrutar dos meses de vacaciones pagadas y un plan de jubilación: en este marco, los principales prívate butlers pueden obtener hasta 300.000 dólares al año. En esas bases salariales, el trabajo probablemente incluya administrar un equipo considerable y decenas de contratados”.

La nueva cara del mayordomo moderno

Lo importante es que el mayordomo logre “integrarse a la dinámica del cliente", indica Licio. La demanda de mayordomos aumentó considerablemente y vislumbra un crecimiento continuo impulsado por las necesidades modernas, de hecho, muchos hoteles de lujo han añadido mayordomos a sus servicios en los últimos años.
Está claro que el mundo de los mayordomos está evolucionando. Para Licio, en un principio, hacer desfilar modelos con lujosos vestidos para celebridades como Beyoncé, recibir a los invitados de Madonna en una fiesta privada tras un mega show en Miami, comprar caballos “Fusaichi Pegasus” de 70 millones de dólares para un cliente inglés, programar la rutina del día a la editora ejecutiva de la revista “Vogue” Anna Wintour en el Ritz London, y arreglar el equipaje de la estrella pop Jay-Z, fue un verdadero desafío, concluye.
  VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SOLO LIDERES Nº 73



Texto: Redacción Sólo Líderes