Solo Lideres
Buceo en Fernando de Noronha: Magia submarina

Buceo en Fernando de Noronha: Magia submarina

En el archipiélago del estado brasileño de Pernambuco, que se ubica en el océano Atlántico, la perfección de la naturaleza se evidencia en tierra, aire y agua. El exquisito equilibrio maravilla hasta en lo más profundo del territorio: sumergirse en sus aguas es iniciar una aventura inolvidable que regala experiencias apasionantes y postales únicas.

Explorar las profundidades de la isla de Fernando de Noronha es un plan que motiva a muchos viajeros curiosos a acercarse hasta el archipiélago brasileño que la Unesco cataloga con mucha razón, como Patrimonio Natural de la Humanidad. Una vez que se toca tierra en este paraíso, que los fanáticos del surf eligen entre diciembre y febrero, resulta difícil dejar de admirar el entorno costero porque el paisaje, enriquecido con arenas claras y aguas cristalinas, atrapa y envuelve al turista hasta llevarlo debajo de la superficie.
En la excursión submarina, el vértigo y la emoción se conjugan a cada instante porque la posibilidad de contemplar de cerca tesoros oceánicos supone riesgos, que aunque se minimicen tomando recaudos, existen y le suman adrenalina a esta experiencia asombrosa y divertida que vale la pena vivir, al menos, una vez en la vida. Lo fundamental es entrenarse
para disfrutar a pleno todas las emociones que caerán vertiginosamente como cataratas.
Por ello, bucear en el archipiélago de Noronha fue una experiencia enriquecedora y comprobamos en carne propia, que la perfección de los ecosistemas existe: en ese marco de temperatura agradable, los estímulos visuales fueron constantes y se agotan las palabras para describir semejante espectáculo de la naturaleza. En días de suerte, además, el panorama se torna más conmovedor e impactante, gracias a la aparición de delfines, tortugas, tiburones pequeños, rayas, pulpos, langostas, cardúmenes y corales.

Paseos submarinos perfectos

Fernando de Noronha es un destino para disfrutar durante todo el año, aunque el mar alcanza su máximo esplendor entre septiembre y octubre. Visitar la isla en esos meses multiplica las chances de conocer la mejor cara de esta región cuyas playas se segmentan en las de “mar de adentro” y las de “mar de afuera”. Hacer esnórquel, contemplar los atardeceres desde distintos puntos y pasear en barco son actividades que complementan al buceo y, además de entretener, potencian los bellos recuerdos que deja la estadía en este sitio brasileño que se ubica a menos de cuatrocientos kilómetros de Natal y a poco más de quinientos kilómetros de Recife.
De no haber hecho nunca una inmersión o no contar con los equipos adecuados, esta isla puede significar un debut de lujo debajo del agua o un escenario ideal para recorrer con elementos alquilados en las tantas empresas que brindan este servicio al visitante. Elegir Noronha para un bautismo de mar es una decisión que llena de satisfacción y deja una marca eterna en quien se anima a esta aventura. Semejante acontecimiento merece garantías y un buen instructor que transmita conocimientos y confianza, por eso es fundamental asesorarse previamente y elegir una empresa acreditada que ofrezca seguridad tanto antes como durante y después de perderse en las profundidades del océano.
Para nuestra inmersión contamos con el acompañamiento de la empresa “Mar de Noronha”, con la dirección y guía del experimentado instructor “Bodao”.

Alternativas bajo el agua

En Noronha hay áreas tranquilas y con excelente visibilidad para que personas de todas las edades, se animen a sumergirse en busca de paisajes naturales increíbles. Una alternativa seductora a considerar es el buceo a remolque, una actividad que exige la utilización de una plancha de acrílico, esnórquel y una cuerda para mantener la unión con la embarcación que conduce al pasajero por entornos de singular belleza.

Para los principiantes en buceo autónomo, la zona más recomendable del mar interior es Morro de Fora, mientras que aquellos que deseen bucear en el mar exterior para esquivar obstáculos y dejar que la biodiversidad haga su magia, tienen la opción de nadar en la pintoresca Buraco das Cabras, Enseada da Caieira, Ilha do Frade o Pedras Secas. Y al ganar confianza en el buceo, se puede contratar la excursión nocturna para que la naturaleza irradie su energía aún cuando el sol se esconde.

De tener un espíritu aventurero extremo y ser capaz de llegar hasta aproximadamente sesenta metros de profundidad, los barcos hundidos son el escenario perfecto para satisfacer la sed de curiosidad y el hambre de expediciones ambiciosas.

Al salir a flote después de haber visto múltiples especies marinas, plantas acuáticas y hasta naufragios que llaman la atención por sus restos y sus respectivas historias, en el cuerpo, queda grabada la emoción de haber protagonizado una experiencia, que aunque se pueda resumir en fotografías y narrar con los adjetivos más poderosos, hay que vivirla para tomar real conciencia de lo fascinante que resulta.

VER NOTA COMPLETA EN REVISTA SOLO LIDERES Nº 73 



Texto: Redacción Sólo Líderes